Connect with us

Superliga 2018/19, Fecha 25 – Huracán 2 vs. Atlético Tucumán 0 – ¡Y por fin ganó! En medio de rumores de peleas, de internas en el equipo, de dudas sobre el respaldo a Mohamed y de una racha adversa muy larga, el equipo sacó pecho en la última fecha, se impuso a Atlético Tucumán y, gracias a los resultados que se dieron en otras canchas, se quedó con la última plaza para la Copa Sudamericana. Triunfo y desahogo para todo el mundo Huracán.


LO BUENO

Pérez: gran partido del juvenil del Globo, que debutó en la primera fecha de este torneo como titular y terminó de la misma forma. Demostró, una vez más, que su puesto es en el mediocampo y no en la defensa. Jugó muy cómodo, suelto para pasar al ataque pero además atento para cubrir a Álvarez en defensa. Estuvo cerca del área rival en varias oportunidades y tuvo una situación muy clara para marcar el segundo gol de Huracán cuando encontró la pelota de frente al arco, pero su remate se fue muy desviado. Mucha voluntad y mucha presencia para alguien que, recordemos, está terminando su primera temporada.

Silva: la fecha pasada dije que no ganaba partidos y esta vez sí lo hizo. En el primer tiempo, con el marcador todavía igualado, le sacó primero un remate a Núñez desde afuera del área que iba al ángulo, y después un penal en movimiento a Díaz que tenía destino de gol. Además mostró la seguridad que no había mostrado en las fechas anteriores y no se complicó en ningún momento del partido, dando garantías desde el principio hasta el final.

Chávez: se sacrificó desde el primer minuto, como lo viene haciendo últimamente y a pesar de estar en desventaja físicamente. Participó siempre del ataque del Globo, no sólo como jugador de área sino también recibiendo por los costados o atrasándose para jugar con la pelota. En el primer tiempo tuvo un mano a mano que no pudo definir (fue mano de Lucchetti afuera del área y correspondía expulsión), pero en la segunda parte no perdonó y tras sacarse a un defensor de encima abrió el marcador. Con confianza y aprovechando las oportunidades que le da Mohamed, se llevó los aplausos más fuertes desde que está en Huracán.

Briasco: jugó por derecha, un poco de delantero y un poco de volante, aportando su velocidad para ir y venir por ese costado. Aunque no siempre eligió la mejor opción, no dejó de intentar nunca y de insistir ante los defensores rivales. La gente valoró su esfuerzo y lo despidió con aplausos cuando le tocó salir reemplazado por Roa.

Damonte: el platinado jugó un gran partido. En el medio, recuperó muchas pelotas y se equivocó muy poco en la entrega, jugando seguro pero además aprovechando los espacios que dejaba el mediocampo rival. En ataque estuvo muy cerca del gol, primero cuando arrancaba en segundo tiempo (Lucchetti le sacó un gol increíble) y después en la jugada del gol de Barrios, ganando de cabeza para generar el rebote.

Volver a ganar: después de mucho tiempo (71 días exactamente) el Globo sumó de a tres. Lo hizo en el Ducó, con la tranquilidad de ganar por dos goles de ventaja y sin sufrir hasta la última jugada. El equipo lo necesitaba muchísimo, el hincha quemero aún más, y el cuerpo técnico ni hablar. La racha adversa fue muy larga y generó una mochila que pesaba cada partido más. Ahora habrá que sacársela, demostrar que todos tiran para el mismo lado y dejar atrás estos días oscuros.

A la Copa: un poco por mérito propio y otro poco por cuestiones reglamentarias (Tigre descendió y liberó un cupo), el Globo logró meterse en la Copa Sudamericana del año 2020, volviendo a clasificar para un torneo internacional. Lo que hoy parece una costumbre, hace muchas décadas que era una utopía y no sucedía muy seguido. Volverá a ser otra temporada con doble competencia y con partidos entre semana, ojalá estemos preparados para disfrutarlo y que no se repita lo que sucedió este semestre.

Público quemero: la gente que se acercó al Ducó no dudó un minuto. A la cancha se iba a alentar al equipo y a dejar a un costado, por 90 minutos, todas las broncas acumuladas en los últimos partidos, ya sea con los jugadores o con el técnico. Salvo algunos chiflidos cuando salió Huracán a la cancha, después el público se dedicó a alentar y a apoyar al equipo, aun cuando por momentos debía estar perdiendo el partido. Al final, llegó la retribución, con los dos goles y la alegría de terminar el domingo adentro de la Sudamericana.

 

LO MALO

Gamba: otra vez estuvo muy lejos de su nivel. En un partido donde el equipo tuvo protagonismo en ataque y espacios para jugar, volvió a mostrarse impreciso y, llamativamente, se resbaló muchísimas veces cuando quiso entrar en juego con la pelota. Por momentos se lo nota fastidioso consigo mismo. Necesita una buena tarde para volver a ganar en confianza y dejar atrás este mal momento, ya que sabe que puede dar mucho más. A favor suyo, hay que destacar que habilitó a Chávez en la jugada del primer gol.

Salcedo: el paraguayo alternó buenas y malas durante todo el partido, mostrándose dubitativo en varias jugadas y ganándose una amarilla por bajar a un rival luego de perder la pelota en salida. En el segundo tiempo arriesgó mucho menos, se mostró más firme y estuvo cerca de marcar de cabeza.

Álvarez: lentísimo, fuera de estado y desbordado por todos lados, fue lo más flojo de la defensa de Huracán. Debe agradecerle y mucho a Pérez, quién prácticamente defendió como un segundo lateral izquierdo. Antes del primer gol de Huracán, perdió en un pelotazo largo por dejarla picar y casi es el culpable del primer gol tucumano.

Defensa: además de las actuaciones de Salcedo y Álvarez, la defensa en general mostró muchas dudas, sobre todo en el primer tiempo. En la primera jugada del partido, fue Mancinelli el que falló en el área y la pelota salió rozando el palo derecho de Silva. Un minuto después, el mismo arquero detuvo un cabezazo al medio del arco y más tarde se lució en las jugadas que ya mencionamos. Además los tucumanos entraron muchas veces con peligro al área del Globo, sobre todo por el costado de Álvarez. En la segunda parte, el equipo se acomodó un poco mejor y sufrió menos.

 

LO FEO

Sabor amargo: terminado el campeonato y con la tabla final, queda la sensación de que Huracán podría haber conseguido mucho más con muy poco. Si el semestre no hubiese sido tan negativo, habría clasificado a la Copa Sudamericana hace varias fechas y hasta podría haber peleado por un lugar en la Libertadores. Sólo 10 puntos nos separaron de esa posibilidad, y se podrían haber sacado con un poco de concentración en los últimos seis o siete partidos.

Suspendidos: Rossi y Damonte fueron amonestados y si esa sanción deben cumplirla en la Copa de la Superliga estarán en problemas para enfrentar a San Lorenzo. Ambos se perderán el partido de ida, por lo que Mohamed tendrá que hacer malabares para formar el doble cinco. Habrá que estar atentos en la semana a lo que defina el Tribunal de Disciplina, o la Superliga, o la AFA, o el Chiqui Tapia.

 

LAS PERLITAS

El mejor: Antony Silva

El peor: Pablo Álvarez

El Dato I: por primera vez en el año (habían pasado seis partidos) Huracán pudo terminar un partido en el Ducó sin recibir goles en contra (Rosario, Vélez, Unión, Cruzeiro, San Martín de Tucumán y Estudiantes habían marcado goles).

El Dato II: el Globo volvió a ganar por dos goles de diferencia después de 22 partidos. La última vez había sido ante Tigre (2 a 0 en Victoria) el 23 de septiembre del año pasado.

El Dato III: Huracán marcó nueve goles en la segunda parte del campeonato. Barrios y Chávez hicieron tres cada uno, y los restantes fueron de Roa, Gamba y Auzqui (uno cada uno).

 

Papá de Bianqui, junto a Barbi ? Licenciado en Comunicación Social. Hincha y socio de Huracán, como debe ser. Y admirador del Barça.

Más en Lo bueno, lo malo y lo feo