Connect with us

Copa Libertadores 2019, Fecha 2 – Emelec 0 vs. Huracán 0 – ¡Por fin Huracán mereció ganar un partido! Más allá del empate final, el Globo jugó un buen encuentro en Ecuador y mereció quedarse con los tres puntos, ya que fue el único que tuvo chances de gol e intentó algo en el arco contrario. Algunos jugadores levantaron el nivel y el equipo lo sintió. Buen funcionamiento en general, pero falta la victoria.


LO BUENO

Roa: el colombiano fue de lo más desequilibrante del Globo. Cada vez que pudo, dejó rivales en el camino y comandó los ataques del Globo. Estuvo cerca de marcar en tres oportunidades, pero una la salvó el arquero, en otra definió mal por arriba del travesaño y en la última se lo negó el palo luego de un desvío. Mucho más metido en el partido que ante Cruzeiro y más dinámico, se pareció un poco al Roa del semestre pasado.

Damonte: anticipó muchísimas veces a los volantes de Emelec y siempre salió jugando hacia adelante, intentando pasar al campo contrario y que el Globo pueda contraatacar con velocidad. Manejó los tiempos del equipo, frenando el juego cuando Huracán tenía que acomodarse y acelerando cuando el rival estaba mal parado.

Auzqui: con el bajo nivel de Gamba, parece ser el único que puede generar peligro por las bandas. Llegó al fondo muchas veces e incluso al área rival, donde tuvo la oportunidad más clara del Globo: recuperó una pelota en la puerta del área de Emelec y quedó mano a mano con el arquero, pero remató incómodo y débil. En el segundo tiempo también estuvo cerca, cuando alcanzó un centro desde el piso y la pelota salió cerca del palo. De todas maneras, estuvo siempre concentrado, colaborando también en defensa y sin cometer errores.

Mancinelli: el pelado comandó la última línea y salvó a Silva en más de un pelotazo, cuando la pelota estaba en el área propia y el delantero rival a punto de definir. Estuvo cerca de marcar de cabeza en el primer tiempo, pero la pelota salió lejos del travesaño. Ordenado y sin arriesgar, supo corregir algunos errores de Alderete.

Presión: Huracán presionó siempre la salida de Emelec y recuperó muchísimas pelotas en campo rival, generando ataques por errores del rival. La más clara fue la de Auzqui y muchas otras terminaron con remates desde afuera, pero no dejarlos jugar fue una buena idea del técnico y bien llevada por el equipo. En el final de partido, y con el equipo más cansado, la presión se dejó de lado.

Buen punto: dejando de lado el contexto que está viviendo el equipo en el semestre y la desilusión general de todos por los partidos que no se ganan, Huracán rescató un buen punto en Ecuador. El grupo seguramente será liderado por Cruzeiro y el segundo lugar se lo disputarán el Globo, Emelec y Deportivo Lara. No perder en las visitas a esos dos rivales será una de las claves, y la otra por supuesto poder ganarles en el Ducó. Por ahora, el primer paso se cumplió.

 

LO MALO

Gamba: sigue siendo uno de los puntos más flojos del equipo y de los que más cayó en rendimiento respecto al semestre pasado. Da la sensación, cada vez que toca la pelota, que no va a pasar nada interesante en ataque. Debe levantar urgente el nivel, para ser una de las llaves de gol de Huracán y para que todo el equipo vuelva a tomar confianza. Por ahora se sigue mostrando lento, con malas decisiones en ataque e impreciso cuando quiere definir alguna jugada.

Alderete: fue amonestado en el primer tiempo y se condicionó por el resto del partido, al salir a cortar lejos y de manera muy brusca un ataque rival. En varias oportunidades quedó mal parado por querer anticipar y fue Mancinelli quién lo salvó. Se rescata su actitud y sus ganas de ir al ataque, a veces con la pelota dominada y a veces haciéndose cargo de los tiros libres cerca del área rival.

Era ganable: viendo el partido y conociendo ahora las limitaciones de Emelec, da la sensación de que con muy poco más el Globo podría haberse traído un triunfo de Ecuador y quedar mucho mejor posicionado en la tabla. Ahora vendrá el partido en Venezuela, donde también habrá que traerse por lo menos un punto y dejar todo “acomodado” para que el grupo se defina en las últimas dos fechas y como local.

Sin variantes: el partido podía ganarse y el Globo lo sabía, pero el Turco no encontró variantes en el banco de suplentes para poder lastimar a Emelec. El ingreso de Chávez fue más por las imprecisiones de Gamba y por acumular gente en el área, y el ingreso de Mendoza no le aportó nada al equipo. Briasco perdió lugar, Cordero juega muy poco, Hernández por ahora no parece conformar al técnico…

 

LO FEO

La racha continúa: pasan los partidos y Huracán sigue sin poder ganar, sea por la Copa o sea por el campeonato. La mochila es cada vez más pesada: ya son ocho partidos consecutivos sin poder llevarse los tres puntos, desde el 26 de enero cuando vencimos 2 a 1 a Rosario Central. Para Mohamed siguen pasando las oportunidades, y si el equipo no gana, no entrará nunca en confianza.

Falta de gol: otro problema muy grave es la falta de gol en este semestre. Huracán convirtió uno sólo en los últimos cuatro partidos, y si no abre el arco rápido se le hará muy difícil ganar pero además que los delanteros recuperen la fe en sí mismos. A veces la suerte no acompaña (la última jugada con Patronato, la del palo ante Emelec), pero tampoco el Globo es una máquina de generar situaciones de gol.

 

LAS PERLITAS

El mejor: Carlos Auzqui

El peor: Lucas Gamba

El dato I: por octavo partido consecutivo, Huracán no logró ponerse arriba en el marcador. No lo puede hacer desde la victoria que mencionábamos anteriormente ante Rosario Central.

El dato II: seis goles en diez partidos marcó Huracán con Antonio Mohamed como técnico. Dos los marcó Barrios, y los restantes se los reparten entre Gamba, Auzqui, Chávez y Roa.

El dato III: Antony Silva mantuvo por tercera vez su arco en cero. Las tres veces fueron como visitante y todos los partidos terminaron 0 a 0 (con San Lorenzo, Talleres y Emelec).

 

Papá de Bianqui, junto a Barbi ? Licenciado en Comunicación Social. Hincha y socio de Huracán, como debe ser. Y admirador del Barça.

Más en Lo bueno, lo malo y lo feo