Connect with us

Superliga 2018/19, Fecha 6 – Tigre 0 vs. Huracán 2 – Muy buen triunfo del Globo en Victoria. Un partido que lo tuvo para ganar desde los diez minutos, se complicó y se terminó ganando sobre el final. El triunfo fue merecido, aunque el Globo no haya pasado por arriba a su rival ni haya sido dominador como en el partido anterior. Seguridad defensiva, una expulsión y eficacia en ataque cuando el partido se iba muriendo, fueron las claves para sumar de a tres ante un Tigre que jugó nervioso desde el vestuario.


LO BUENO

Chimino: enorme partido del lateral derecho del Globo, que una vez más cumplió con todas sus funciones. Cuidó siempre su banda para no ser desbordado por los atacantes rivales. En defensa, salvó una de las situaciones más claras de Tigre, cuando Vera estaba para definir con todo el arco a su disposición. En ataque, además de animarse mucho, metió el centro del primer gol quemero.

Araujo: también muy buen partido del Pipi. Dueño ya del lateral izquierdo, armó una gran jugada individual antes del penal que le cometieron a Roa y estuvo cerca del gol en el segundo tiempo con un remate cruzado que se fue cerca del palo. En defensa nunca lo superaron, a pesar de que Roa por momentos se perdió en la cancha y no lo ayudó a contener los avances de Tigre. Casi diez años después, tenemos nuevamente al Araujo del tiki-tiki.

Garro: aunque no participó mucho del juego en el tiempo que estuvo en cancha, aprovechó al máximo una de las pocas pelotas que tocó. Tras un buen centro de Chimino, ganó en el área rival y abrió el marcador del partido. Unos minutos más tarde buscó el gol nuevamente aunque su disparo rebotó en una pierna rival. Ojalá sea el gol que le permita destaparse y empezar a cumplir con las expectativas que generó su llegada al club.

Mendoza: ingresó por Auzqui, aunque en realidad se paró bien de punta porque ya había salido Chávez. Generó un par de faltas en mitad de cancha que le dieron aire al equipo, pero lo más importante, sacó un zapatazo desde treinta metros (aproximadamente) que se clavó en el ángulo de Batalla, liquidando el partido pero además marcando uno de los mejores goles en lo que va de la Superliga. El mismo deseo que para Garro: que el gol genere confianza y Mendoza se convierta en un buen competidor para el puesto.

Díaz: lo llamaron poco a su trabajo, pero cumplió. Sólo falló en una salida del primer tiempo, queriendo despejar con el antebrazo y pifiándole a la pelota. Sacó algunos remates de media distancia sin mayor peligro, pero tuvo su atajada fenomenal de todas las fechas cuando el partido todavía estaba cero a cero: Ortíz recibió en la puerta del área y le pegó muy bien contra el palo izquierdo de Díaz, que voló y la desvió al córner.

Sumar: Huracán sigue sumando y se posiciona bien en la tabla. El comienzo de campeonato no era fácil, con tres partidos complicados en el Ducó y otros tres fuera de casa. Sin embargo, el Globo ya sumó diez unidades, entró en confianza y empezó a tener el rodaje de un equipo que estaba armado pero que tuvo que cambiar algunas piezas. Los suplentes también están empezando a rendir y eso es clave, porque se vendrá un segundo semestre con muchos partidos y Alfaro apunta bien arriba.

 

LO MALO

Chávez: más allá del penal, en el que tuvo la desgracia de que le vuelvan a adivinar el palo, Chávez estuvo lento todo el partido, evidenciando nuevamente su mal estado físico. Casi no participó en las jugadas de ataque y tampoco pudo generarse alguna situación por sí mismo. Hasta que no entre en confianza y recupere un poco el ritmo que tenía antes de las lesiones, dependerá de la suerte para poder marcar un gol.

45-75: los primeros treinta minutos del segundo tiempo fueron lo peor de Huracán en el partido. Apenas llegó una vez al área de Tigre con un remate cruzado de Araujo y eso fue todo. Se replegó, le cedió la pelota al local y por momentos parecía que el partido se le iba de las manos. Díaz empezó a aparecer cada vez más en escena, Mancinelli y Salcedo revolearon todo lo que pasó cerca y los de arriba casi nunca podían entrar en contacto con la pelota. Recién la expulsión de Rodríguez, en el minuto 75, le abrió el partido a Huracán y le devolvió la calma en el desarrollo.

Roa: participativo en ataque en el primer tiempo (generó el penal que luego desperdiciaría Chávez y Galmarini le sacó el gol en la línea cuando se acababa el primer tiempo), en la segunda parte desapareció. Casi no tocó la pelota, la buscó poco y se perdió en la cancha. Tanto, que hasta abandonó a Araujo en la función defensiva, dejando al Pipi con toda la banda para él sólo teniendo que lidiar permanentemente con los avances rivales. Cuando Huracán abrió el marcador, fue reemplazado por Walter Pérez para que cumpla esa tarea.

Rossi: el volante central del Globo estuvo llamativamente fuera de tiempo durante gran parte del partido. Lento por momentos e impreciso con la pelota, su producción pasó desapercibida porque Tigre no hizo un gran partido y porque Damonte siempre estuvo para socorrerlo. De todas formas es dueño de su posición y viene teniendo un gran torneo, siendo el refuerzo que más rápido se adaptó a la idea de Alfaro y al juego de sus compañeros.

 

LO FEO

Otra vez: Huracán tuvo otra vez un penal a favor, como ante Banfield, que podía abrirle las puertas del triunfo, pero lo volvió a desperdiciar. Si bien no estuvo mal ejecutado, a Chávez nuevamente le adivinaron el palo y al no ser un remate tan potente o tan esquinado el arquero pudo desviar el remate. Quizás es momento de probar con otro pateador o de practicar un poco más, pero no podemos seguir dejando pasar estas oportunidades.

 

LAS PERLITAS

El mejor: Christian Chimino

El peor: Andrés Chávez

El dato I: de los últimos siete penales a favor que tuvo Huracán por Superliga, sólo pudo convertir tres. Bogado (ante Patronato), Coniglio (ante Central) y Chávez (ante Banfield y Tigre) erraron sus penales, mientras que Coniglio (ante Patronato), Pussetto (ante River) y Mendoza (ante Aldosivi) convirtieron.

El dato II: hasta el partido con Tigre, Baliño había dirigido a Huracán en 15 oportunidad entre Primera División y Nacional B. El que le cobró a Roa fue el primer penal que pitó a favor del Globo.

El dato III: el que le hizo a Tigre fue el noveno gol de Mendoza con la camiseta del Globo. Antes había marcado ante Caracas, Atlético Tucumán, Defensores Unidos (2), Aldosivi, Anzoátegui, Boca y Aldosivi. Entre Superligas, Copa Argentina y copas internacionales, jugó 51 partidos, siendo titular sólo en 26 oportunidades.

 

 

Papá de Bianqui, junto a Barbi ? Licenciado en Comunicación Social. Hincha y socio de Huracán, como debe ser. Y admirador del Barça.

Más en Lo bueno, lo malo y lo feo