Connect with us

Torneo de Primera División 2016/2017, 26ta fecha – Huracán 1 vs. Boca Jrs 1 – Huracán sigue siendo más de lo mismo: control de pelota, búsqueda incesante, merecimiento, falencias ofensivas, y goles en el propio arco. Contra Boca volvió a repetirse lo que en muchos de los últimos partidos, con un equipo quemero que busca por todos lados, y cuando comienza a cansarse se da cuenta que está abajo en el marcador. Claro que esta vez, a diferencia de todas las anteriores, queda la alegría de haber encontrado el empate en la última jugada. Que sea el envión anímico para encarar lo que queda esta temporada y ponerle punto final a un torneo tristísimo en cuanto a resultados.


LO BUENO

Ignacio Pussetto: el técnico eligió al joven delantero para intentar atacar por la izquierda y el jugador le respondió. En el primer tiempo fue el más peligroso en ataque, tuvo una oportunidad de gol muy clara que salvó el arquero rival, y volvió loco a Peruzzi con su velocidad. En el segundo tiempo se lo notó muy cansado, pero se fue reemplazado entre aplausos por su desempeño.

Penal sobre la hora: cuándo empezábamos a creer que nos querían mandar al descenso, o que los árbitros le estaban pasando factura a Nadur por algo, el Globo se encontró con un penal en la última jugada del partido. Penal clarísimo, si, pero que tranquilamente si Herrera no lo quería cobrar, podía no cobrarlo.

Daniel Montenegro: el Rolfi ingresó por Pussetto promediando el segundo tiempo, para cumplir la función que había desempeñado Mariano González hasta unos minutos antes. Se hizo cargo de la situación y repartió juego para ambos costados, errando muy pocos pases y adelantando siempre al equipo. Además, recibió la falta del arquero de Boca que derivó en el empate de Huracán.

Arriba el ánimo: cuando todo hacía indicar que otra vez el Globo se iba con las manos vacías, llegó el penal y la posterior conversión de Romero Gamarra para que la noche en Parque Patricios termine con un sabor menos amargo. Es cierto que no se ganó, pero se rescató un punto sobre la hora que tiene que ser el punto de partida para las cuatro finales que restan.


LO MALO

La definición: ya es repetir todos los partidos lo mismo, pero no podemos dejar de decirlo. Huracán merece mucho más que lo poco que concreta, y sigue pagando partido a partido la falta de un verdadero reemplazante de Ramón Ábila. Wanchope era prácticamente irremplazable, pero se podría haber hecho alguna apuesta en serio y no traer los mamarrachos que se trajeron.

Hacer debutar a un pibe: Azconzábal decidió que ante Boca debute como defensor central el chico Fernando Cosciuc, con toda la presión que viene arrastrando el equipo, con la falta de paciencia del público quemero, y teniendo que marcar a dos de los mejores delanteros que tiene el torneo argentino. Si bien el pibe no tuvo un mal partido, una mala salida suya derivó en el gol de Boca ¿Tan mal había jugado Risso ante Independiente?

Era roja: cuando Huracán se fue con todo a buscar el empate, Darío Benedetto no dejó que Compagnucci jugara rápido un tiro libre, poniéndose adelante de la pelota y no permitiéndole sacar más de dos o tres veces. Era segunda amarilla y expulsión, pero Herrera decidió dejarlo pasar.


LO FEO

Si no convertís…: es conocido el refrán que dice que los goles que no se hacen en un arco se pagan en el otro. A Huracán le pasó con Boca lo mismo que ya había sufrido con Ñewell’s y San Lorenzo: dominó todo el partido y le convirtieron en la única jugada que lo atacaron. Siempre corriendo desde atrás en el marcador, es muy difícil quedarse con estos clásicos que suelen ser muy cerrados.

Promedios: siguen pasando los partidos, el Globo sigue sin ganar, y seguimos mirando muchos resultados de reojo para hacer cálculos y saber cuándo nos salvamos. Pasó la parte más dura del fixture y estamos vivos, ahora quedan cuatro partidos para sumar, condenar a otros, y engrosar un poco el promedio que seguirá protagonista por lo menos otra temporada.


LAS PERLITAS

El mejor: Ignacio Pussetto

El peor: Nicolás Romat

El dato I: DOS puntos obtuvo Huracán este campeonato ante los equipos grandes, sobre 18 posibles. Al empate con Boca se suma el 1 a 1 con Racing. Luego fueron todas derrotas, ante River, Independiente y San Lorenzo (dos veces).

El dato II: CINCO partidos sin ganar en el Ducó acumula el Globo, con tres derrotas (Arsenal, Ñewell’s y San Lorenzo) y dos empates (Patronato y Boca). En esos partidos sólo pudo marcar dos goles.

El dato III: DIESCINUEVE años tardó Huracán en volver a gritarle un gol a Boca en el Tomás Ducó. El anterior había sido el 5 de mayo de 1998, por la fecha 15 del Torneo Clausura. Ese día Boca ganó 4 a 2 y el segundo gol quemero lo hizo Daniel Montenegro.

Papá de Bianqui, junto a Barbi ? Licenciado en Comunicación Social. Hincha y socio de Huracán, como debe ser. Y admirador del Barça.

Más en Lo bueno, lo malo y lo feo

Sitio protegido por Google reCAPTCHA. Ver políticas de privacidad y términos de servicio.

Soporte Web Efemosse