Connect with us

Una muestra de carácter más, y van… Huracán revirtió un partido que lo encontraba perdiendo 2 a 0 frente a Temperley a los 31 minutos del primer tiempo. En una ráfaga de dos minutos lo empató, y en el complemento en un período similar se puso 4 a 2 arriba en el marcador. Tres goles del enorme “Wanchope” Ábila y un golazo de Mariano González le dieron los tres puntos al Globo ante un rival complicado y consiguió su cuarta victoria al hilo. Adeudando dos partidos, Huracán se encuentra a seis puntos del líder Lanús. El descenso parece quedar atrás y ahora decididamente se mira para arriba. La ilusión crece de manera proporcional a la entrega del equipo y el próximo jueves hay una nueva final frente a Aldosivi.

LO BUENO

No se derrumbó con el resultado en contra: Que este equipo tiene algo distinto ya lo sabemos. Nunca se entrega a pesar de las circunstancias de cada partido. Anoche, Huracán se encontraba perdiendo con Temperley por 2 a 0 en el primer tiempo. Aunque digan que es el peor resultado, la historia reciente de Huracán muestra que es un tanteador prácticamente irreversible. Sobre todo jugando de local, cuando la impaciencia de la gente empieza a cobrar protagonismo. Y con el antecedente del debut ante Rafaela, cuando un gol en contra de Bogado sentenció el resultado. Pero este plantel todavía no había sufrido el accidente. Ese golpe emocional los fortaleció. Y si a este equipo no lo liquidó un 3 a 0 parcial en Lima, parecería que nada puede hacerlo. Huracán tuvo opciones claras después del primer gol “Gasolero”, jugando a su manera y haciendo méritos para la igualdad. Nada cambió tras el segundo gol de Ríos, sólo el marcador. El Globo siguió yendo para adelante y con el golazo de Mariano González se acortó la ventaja. Un minuto después Huracán llegaría el empate de la mano de “Wanchope”. Una ráfaga furiosa para empatar un partido complicadísimo. La misma ráfaga para dar vuelta el resultado en el complemento y ponerse 4 a 2 arriba en el marcador, otra vez de la mano de Ramón. Huracán está entero y estos jugadores defienden la camiseta como pocas veces se ha visto. Tienen una mentalidad ganadora que nos pone a pelear el campeonato y una entrega que emociona.

Ramón Ábila: Un animal. Otro hattrick en Huracán, en una noche que no parecía ser la suya. Ya con el encuentro 1 a 0, a pura potencia generó un mano a mano y cuando eludió a Crivelli, se enredó con la pelota y no pudo definir. Minutos después, un excelente pase de Espinoza lo encontró sólo frente al arquero “Celeste” y Boggino. Se tomó unos segundos para definir, pero el balón rebotó en el central “Gasolero”. “Wanchope” ya había errado dos situaciones en las que no suele fallar. Pero todo cambió. Un minuto después del descuento de Mariano González, Espinoza volvió a asistir a Ramón de primera, y éste definió sin titubear. 2 a 2 antes del descanso. “Wanchope” mismo se encargó de dar vuelta el resultado y liquidar la historia en el arranque del complemento. En el tercer gol, corrió en soledad tras una excelente habilitación de Bogado, volvió a eludir a Crivelli y definió ante el arco vacío. El cuarto habla a las claras del tremendo momento “Wanchope”. Tras un nuevo centro al ras de Espinoza, Ramón debía empujar el balón, pero le pifió a la pelota, le rebotó en la zurda y terminó desconcertando al arquero visitante que ya se había arrojado. Triplete para “Wanchope”, quien está cada vez más cerca de llegar a los 50 goles vistiendo la camiseta del Globo.

Mariano González: Segundo gol consecutivo y tercero desde su arribo a la institución. El de ayer, además de un golazo por su remate seco desde fuera del área, fue en un momento clave del partido. 2 a 0 abajo, se aproximaba el entretiempo y los segundos 45 minutos iban a ser cuesta arriba. Desequilibró en varias oportunidades y se lo vio muy bien físicamente. Es un acierto del DT hacerlo rotar con el “Kaku” Romero Gamarra (al igual que en el caso de San Román y Araujo) porque pone en cancha por el sector izquierdo al jugador más fresco, haciendo descansar a su relevo. Las dudas acerca de su condición debido a su edad ya están siendo disipadas afortunadamente. Un volante con llegada al gol no es poca cosa.

Mauro Bogado: El héroe silencioso de este equipo. No sólo tiene una gran presencia en el mediocampo, en el tándem con Fritzler, sino que participa de la creación. Sin ir más lejos, ayer participó en la gestación de los últimos tres goles. En todos ellos, sendos pelotazos suyos rompieron la defensa visitante. En la jugada del empate y del cuarto gol, abrió la cancha para Espinoza. En el tercero, su destinatario fue “Wanchope” con un gran pelotazo que lo encontró habilitado. Mereció su gol, y estuvo cerca con un tiro libre que dio en el palo derecho de Crivelli. Recuperación, sacrificio y precisión en sus pelotazos. Un volante fundamental para este equipo.

Cristian Espinoza: Que bueno es verlo en su nivel. Aplaudido por todo el estadio tras ser homenajeado por haber cumplido 100 partidos en la institución, Cristian nos devolvió el cariño jugando un partidazo. Está muy picante y parece no haber quedado rastro de aquella lesión contra River que lo perjudicó en su desempeño. Fue determinante para que Huracán pueda revertir el resultado, asistiendo a “Wanchope” en el gol del empate y en el cuarto gol. Se lo nota con más confianza, se lanza en carrera e intenta deshacerse de sus marcadores hasta llegar al área. Volvió a ser el jugador que alguna vez vimos.
LO MALO

Marcos Díaz: Increíblemente inseguro. Tuvo responsabilidad en los dos goles rivales. Amagó con salir en los dos tiro libres de Cólzera y quedó muy mal parado, desprotegiendo el arco. Eso lo afectó enormemente en el resto del partido, ya que en varios centros cruzados volvió a mostrar dudas. Un mal partido, nada más que eso. Muchas veces el salvador del equipo ayer fue salvado con la entrega de sus compañeros para revertir el resultado.

Pelota parada en contra: Lo mejor que venía teniendo el Globo anoche mostró fisuras. Pero los dos centros de Cólzera cayeron al área como lanzas mortales. Mencionados los errores de Marcos Díaz, también hay que señalar que hubo fallas en las coberturas de dos defensores. En el primer gol, ni Mancinelli ni Risso pudieron ganarle en el salto a Gonzalo Ríos. En el segundo gol, es Araujo quien no puede rechazar y Gonzalo Ríos aparece por detrás para convertir. Temperley pudo haberlo herido de muerte con estas dos jugadas puntuales. Se enciende una luz amarilla para próximos partidos.
LO FEO

Una nueva lesión: Muy pocos minutos estuvo en cancha Miralles, y debió irse lesionado. Como contra Tigre, Huracán debió quemar un cambio por lesión. Lo particular de esto es que, con el partido liquidado, Domínguez iba a realizar cambios con la intención de darle descanso a algunas piezas clave. Ya había salido Espinoza, y Miralles había ingresado por el “Rolfi”. Esperemos que el tema lesiones no se vuelva algo recurrente, porque todavía quedan muchos partidos por jugar en poco tiempo y necesitamos de todo el plantel.

 

LOS NÚMEROS

Historial general ante Temperley: Partido número 24. 18 triunfos Quemeros, 4 empates y 2 derrotas.

Última victoria ante Temperley: Había sido en el torneo de transición del Nacional B 2014. Victoria 2 a 0 de visitante, con goles del “Pity” Martínez y de Ábila.

Última victoria ante Temperley de local: Fue en la primera fecha del torneo de transición del Nacional B 2014. Goleada 3 a 0 con dos goles de Milla y el restante de Espinoza.

Último partido ante Temperley: Había sido empate cero en el estadio Beranger, en el campeonato pasado:

Última victoria de Huracán: Había sido el miércoles pasado frente a Tigre en victoria, en el encuentro postergado correspondiente a la segunda fecha. Triunfo 2 a 1 con goles de Montenegro y Mariano González.

Última victoria de Huracán de local: Frente a Estudiantes de La Plata, por la sexta fecha del torneo. Triunfo 1 a 0 con gol de Ábila.
LAS PERLITAS

La figura Quemera: Ramón Ábila.

La desilusión Quemera: Marcos Díaz.

La mejor jugada: El golazo de Mariano González. Por el momento del partido y la calidad de su remate desde fuera del área.

La peor jugada: A los 7 minutos, un centro de Cólzera cae en el centro del área, Marcos Díaz duda en salir, Gonzalo Ríos se eleva y les gana a Mancinelli y a Risso en el cabezazo y convierte ante un arquero totalmente desarticulado tras su fallida salida.

Más en Lo bueno, lo malo y lo feo

Sitio protegido por Google reCAPTCHA. Ver políticas de privacidad y términos de servicio.

Soporte Web Efemosse