Connect with us

El Globo se copa. Huracán goleó 3 a 0 a Sport Club de Recife y pasó a cuartos de final de la Copa Sudamericana. Con un gran segundo tiempo, el Globo fue demasiado para el conjunto brasilero y ahora espera por Lanús o Defensor Sporting de Uruguay. El equipo de Domínguez acumula diez partidos invicto, cada vez está más asentado y el domingo frente a Newell´s podrá asegurar la permanencia en Primera.

LO BUENO

Segundo tiempo a toda orquesta: El gol de “Wanchope” a los dos minutos tranquilizó al equipo, y de ahí en más, jugó un partido de alto vuelo. Con el balón circulando de lado a lado, Huracán se aprovechó de la deficiencia de la visita y pocos minutos después, con el gol de Bogado, prácticamente le dio un golpe de Knock out. En lugar de refugiarse a cuidar la ventaja, Huracán siguió jugando al mismo ritmo y fue así como llegó al 3 a 0. Sólo sacó el pie del acelerador en los minutos finales, cuando el rival se quedó con nueve jugadores. Con justa razón, los jugadores se dedicaron a descansar en ese período, con la serie ya resuelta y partidos importantes por venir. En este partido, Huracán ratificó lo hecho en Brasil y pasó con total justicia a cuartos de final de la Copa Sudamericana. Otra noche copera de gran nivel, como en el partido frente a Cruzeiro.

Ramón Ábila: Se le volvió a abrir el arco a “Wanchope”. Tres partidos sin convertir es mucho para este goleador. En el primer tiempo insinuó, pero se lo vio de mejor forma que frente a Vélez. Pero evidentemente cuando su sociedad con Espinoza funciona, no hay con que darle. Bajó de manera perfecta el preciso centro de Cristian, y definió muy tranquilo ante la salida de Danilo Fernandes. Su segundo gol y tercero de Huracán también lo tuvo a Espinoza asistiéndolo para que el 9 saque un cabezazo y convierta luego del rebote del arquero. Con más confianza, “Wanchope” se volvió intratable para los defensores brasileros, teniendo más posibilidades e incluso intentando asistir a compañeros. Aún quedan algunos detractores suyos, pero la calidad e importancia de sus goles lo sitúan sin dudas como el delantero más importante de Huracán de los últimos treinta años al menos. Goles en el ascenso, en Copa Argentina, Copa Libertadores y Copa Sudamericana. Además, con siete goles, se convirtió en el máximo goleador de Huracán en torneos internacionales. No más preguntas, señor juez.

Federico Vismara: Habrá que hacer memoria para recordar dos ovaciones durante un partido a un jugador sin que este convirtiera algún gol. La “Bruja” despertó la primera gran ovación después de una sutileza con la que resolvió una jugada apenas comenzado el encuentro. La segunda, gracias a su esfuerzo. Totalmente afianzado y con la gente en el bolsillo, Vismara se hace gigante en el mediocampo y juega con inteligencia y precisión. Siempre el pase correcto al compañero indicado. En mi opinión, un escalón debajo de “Wanchope” sólo por los goles que convirtió Ramón. Pero figura estelar de la noche.

Mauro Bogado: Sólo le faltaba convertir un gol de jugada. El motor del equipo lo consiguió ayer, con una buena definición entrando al área gracias a un balón ganado ejerciendo presión. Es el compañero ideal para Vismara, y anoche volvió a estar en cada sector en que el equipo lo necesito. También se ganó su merecida ovación al ser reemplazado. Junto con Hugo Nervo, los dos mejores refuerzos del Globo de la temporada. Más a favor para Bogado, que en tan pocos partidos se convirtió en una pieza imprescindible para el equipo.

Cristian Espinoza: Si Espinoza está fino, es muy dañino. En la primera mitad, concluyó mal un par de situaciones frente al arco, y no fue preciso a la hora de asistir a “Wanchope”. Pero se lo notaba mucho más activo que en los últimos partidos. Apenas iniciado el complemento, tras un pelotazo de Toranzo, encabezó un contragolpe y envió un centro perfecto para que Ábila marque el 1 a 0. Después fue muy incisivo por la banda derecha, y en una llegada al fondo le puso un centro a la cabeza de “Wanchope” para que convierta el tercer gol tras el rebote del arco. Da la sensación de que si él y Ábila están en una buena noche, no hay como pararlos. Ojalá vuelva a tranquilizarse cuando esté frente al arquero rival para bien de Huracán.
LO MALO

Algunos pasajes del primer tiempo: Hubo momentos en donde el Globo no la pasó bien. Huracán perdía la pelota con facilidad ante la presión del conjunto brasilero, y en cada avance se notaba que la defensa no estaba del todo firme. Varios centros cruzados llegaron al área con peligro, y ni hablar de los dos errores en la salida de Toranzo. Huracán salió indemne y pudo bancar el cero en el arco, pero fueron momentos de desconcierto en donde Sport Club pudo pasar al frente de la serie.

Patricio Toranzo: No hay que dejar de nombrar el excelente pase largo que le sirvió a Espinoza en la contra que terminaría con el gol de Ábila. Pero en líneas generales no tuvo una buena noche. Para peor, complicó seriamente a la defensa en dos oportunidades por perder el balón. Sobre todo en la primera, cuando queriendo parar el balón el mismo se le va largo al área a la posición de un atacante de Sport, pero Marcos Díaz reaccionó rápido para salir y desactivar el peligro.
LO FEO

Vacante.
LOS NÚMEROS

Historial ante Sport Club de Recife: Segundo partido disputado. Una victoria y un empate.

Última victoria en una competencia internacional: Había sido frente a Tigre en el Ducó por la presente Copa Sudamericana. Victoria 1 a 0 con gol de Mancinelli.
LAS PERLITAS

La figura Quemera: Ramón Ábila.

La desilusión Quemera: Patricio Toranzo.

La mejor jugada: Toranzo roba la pelota casi sobre el área Quemera y lanza un pelotazo para la corrida de Espinoza quien espera a que “Wanchope” esté a punto de ingresar al área para enviarle un preciso centro. Ábila baja la pelota y define con mucha tranquilidad para poner el 1 a 0 parcial.

La peor jugada: Toranzo quiere parar la pelota saliendo del área pero se le va larga habilitando a Marlon entrando en soledad. Rápido Marcos Díaz para salir en busca de esa pelota y quedársela antes de que llegue el brasilero.

Más en Lo bueno, lo malo y lo feo