Connect with us

En un partido discreto, Huracán igualó 0 a 0 con Alianza Lima y aseguró el pasaje a la fase de grupos de la Copa Libertadores. Con el 4 a 0 obtenido en Perú, el Globo jugó tranquilo y llevó el trámite del partido casi sin despeinarse. Una multitud volvió a acompañar al equipo, que el próximo 24 se medirá ante el conjunto venezolano Mineros. El domingo, duro comienzo en Santa Fe ante Unión en la vuelta a primera división.

LO BUENO

Marcos Díaz: Huracán descansa en sus manos. Si bien no tuvo atajadas descollantes, fue pura seguridad ante cada tímido avance de la visita. Sólo desvió hacia el costado un cabezazo sobre el final del partido; antes, ni un solo rebote. Importantísimo tener un arquero de esta jerarquía, que puede ganar partidos desde los tres palos.

Alejandro Romero Gamarra: Otro buen partido de un pibe que entra a la cancha a divertirse. Juega como en el potrero, y por el momento, no parece pesarle cargar con la número 10 y ser el reemplazante del “Pity” Martínez. Tiró varios lujos y asistió en tres oportunidades a “Wanchope” Ábila”. El mundo futbolístico está empezando a hablar de él.

Ramón Ábila: Si bien no convirtió, fue muy gravitante en el ataque Quemero. Jugó de espaldas más de lo que nos tiene acostumbrados, y aguanto muy bien a los defensores peruanos. Disputó todas las pelotas, se peleó con varios rivales, y tuvo en sus pies las chances más claras de gol. Se lo nota confiado porque en dos situaciones claras quizás se engolosinó e hizo alguna jugada más antes de definir. Con la tijera que ensayó en el segundo tiempo se ganó la merecida ovación del público.

Martín Nervo: Sucedió con Balbi la semana pasada. El ex Arsenal se acopló sin demasiados inconvenientes a la zaga central, y redondeó un buen partido. Se lo vio seguro, firme y decidido. Prácticamente el único refuerzo de jerarquía para esta temporada, cumplió en su debut.

Pase a fase de grupos sin sufrimiento: Nadie se hubiera imaginado vivir este partido revancha tan relajado. La amplia ventaja obtenida en Lima hizo que este partido fuera para el disfrute. Faltó ganar para que la fiesta sea completa. Pero el partido se definió en Perú, y no está mal irse de la cancha sin haber sufrido agónicamente hasta el final.

Multitud en el Palacio: Nos estamos acostumbrando a jugar en el Ducó con este marco. El público Quemero se volcó masivamente al estadio para disfrutar de un partido de Copa Libertadores tras 41 años. Impresionante recibimiento con cuatro telones, para que sea visto por toda Latinoamérica. Sin dudas en los partidos que vienen la respuesta será todavía aún mayor.
LO MALO

Federico Vismara: Tuvo un partido con altibajos. Entregó muchas pelotas a los rivales, y por momentos pareció que sobró el partido. Para lo que viene, se espera mucho más de este jugador que sobre el final del torneo pasado terminó jugando en gran nivel.

Faltó convertir: La multitud Quemera se merecía aunque sea gritar un gol y festejar con una victoria el pasaje a fase de grupos de la copa. Si bien creó varias situaciones, el palo en dos oportunidades y el arquero de la visita lo impidieron. Sin embargo, quedó la sensación de que apretando un poquito más hubiera podido marcar la diferencia.
LO FEO

Violencia otra vez: A riesgo de ser redundante, cada vez que se sucedan estos hechos en un estadio deben ser repudiados. Primero en la tribuna visitante, apenas comenzado el partido, con gente pegando a diestra y siniestra, y un herido de arma blanca. Finalizado el encuentro, los incidentes se volcaron a una de las salidas de la popular local. Si bien desde mi ubicación en la tribuna era difícil identificar lo que estaba sucediendo, los que estuvieron cerca hablaron de gases lacrimógenos y balas de goma, y también circuló la información acerca de policías heridos. No se pueden naturalizar estas cosas, porque así fue como perdimos la posibilidad de poder ir a un estadio de visitante, y no se sabe cuando se podrá volver definitivamente.


LOS NUMEROS

Último partido internacional jugado de local: Derrota por 4 a 1 en 1994 ante Cerro Corá en la Copa Conmebol.

Última victoria de local en un partido internacional: 5 a 1 ante Unión Española, por la Copa Libertadores de 1974.

Última victoria de local: Había sido en la última fecha del torneo del Nacional B, con victoria 4 a 0 ante Independiente Rivadavia de Mendoza, con tres goles de Ábila y uno de Moreno y Fabianesi.
LAS PERLITAS

La figura Quemera: Alejandro Romero Gamarra

La desilusión Quemera: Federico Vismara

La mejor jugada: La tijera de “Wanchope” Ábila fue, en un partido discreto, lo que sacudió la modorra e hizo despertar la ovación de toda la cancha

La peor jugada: Vacante.

Más en Lo bueno, lo malo y lo feo

Sitio protegido por Google reCAPTCHA. Ver políticas de privacidad y términos de servicio.

Soporte Web Efemosse