Connect with us

Torneo de Primera División 2016, 14ava fecha –Huracán 1 Talleres 0– Partido a partido analizaremos el planteo táctico de Huracán, bajo el mando provisorio de Néstor Apuzzo.

En primer término hay que decir que Huracán jugó un partido analizable, lo que es para alegrarse si se tienen en cuenta sus últimas producciones. Nunca corrió de atrás ante un equipo ubicado muy por encima en la tabla de posiciones y demostró (una vez más) que cuando sale a jugar de verdad los partidos es un equipo serio.

El Globo salió a la cancha con el mismo esquema defensivo (exceptuando el obligado ingreso del arquero Matias Giordano por el lesionado Marcos Díaz) que tuvo ante Banfield, integrado de derecha a izquierda por Araujo, Nervo, Mancinelli y Luca Sosa, quién volvió a demostrar que tiene que ser el «3» titular, en tanto que en el medio del campo sufrió la sensible baja de Fritzler, mientras que también se ausentó en relación al partido anterior Julio Angulo.

Ante este escenario Apuzzo resolvió ubicar a Mauro Bogado como volante de contención y a Patricio Toranzo como mediocampista de gestación, aunque terminó siempre acompañando -como era de esperar- los ataques Quemeros, en asociación con Romero Gamarra, Montenegro e Iritier, que sigue pidiendo pista partido a partido. Finalmente, Lesman hizo su presentación desde el inicio en reemplazo de David Depetris.

Después de mucho tiempo a Huracán se lo vio apegado a un plan de juego, y aunque naturalmente haya tenido sus errores llevaron al equipo a jugarle de igual igual a Talleres, comandado por un viejo conocido como Frank Darío Kudelka.

Los primeros minutos el rival salió a imponer su juego poniendo la pelota en el piso y triangulando constantemente pero sin lograr pisar el área del local. Inmediatamente, el Globo se metió en partido y comenzó a demostrar que sería un equipo corto y directo, en una jugada elaborada por Iritier por la derecha que devino en un remate defectuoso de Toranzo.

En el correr de los minutos el trámite era parejo, aunque los de Parque Patricios eran más incisivos en ataque, juntando 4 jugadores en las cercanías de Lesman, que formaba parte activa de la elaboración, pivoteando y más de una vez haciendo de señuelo para que el «Rolfi» conecte la diagonal.

Bogado se quedaba en el círculo central para cortar en seco los avances de la «T», (aunque al ser Huracán un equipo compacto no quedaba mal parado en el retroceso), mientras que la clave estaba en Toranzo, que se adelantaba para aprovechar sus características naturales y poner su creatividad al servicio de la elaboración, que encontraba en  Montenegro una descarga para profundizar los ataques.

Al oficiar el «Rolfi» de segundo punta, el dibujo táctico de Huracán se parecía más a un 4-1-3-2 por las subidas del «Pato» que a un 4-2-3-1. Para ilustrar con detalles esta situación, es importante mencionar que en repetidas oportunidades, cuando el equipo de disponía a superar los 3/4 de cancha, Bogado se quedaba «clavado» en el círculo central, mientras que Iritier, Toranzo y el «Kaku» aparecían delante suyo y Montenegro y Lesman concluían la formación para diagramar así el sistema expuesto anteriormente.

En el último tramo de la primera mitad el «Monito» se paró por el centro, desplazando al Nº18 a la derecha, aunque terminaron los primeros 45′ ubicados en sus posiciones originales.

El segundo tiempo, Montenegro se instaló como segundo delantero, lo que delineó un 4-4-2, siempre flexible por la vocación ofensiva de Toranzo. Huracán, como en el primer tiempo, intentaba lastimar por la derecha buscando complicidad entre el hombre de la vincha, el «10» e Iritier.

Decidido a jugar con 2 delanteros de área, a los 13 minutos del complemento Apuzzo apostó a Diego Mendoza, quien reemplazó a Montenegro y provocó algunas rotaciones en el Quemero, ya que tras esta modificación, Toranzo se abrió a la  izquierda, Romero Gamarra pasó al sector derecho disponiendo de libertad de acción, formó el doble «5» con Bogado, siempre con la premisa de colaborar en los avances.

El «Pato» sólo duró unos minutos en la izquierda debido a que rápidamente Iritier ocupó ese lugar y el primero se volvió a ubicar por el centro, aunque minutos después (en el 22 para ser precisos) abandonó exhausto el terreno para el ingreso de Mariano González, quien se ubicó rápidamente en el centro.

Doble «5», doble «9», 4-4-2 esquemático y el Globo atacando por las bandas, pero sin un hombre con habilidad natural para explotar las puntas.

A los 32′, Lucas Chacana reemplazó a Lesman para darle movilidad al Globo, que necesitaba volver a romper filas. Apuzzo volvió a jugar con una sola referencia de área y un delantero veloz y habilidoso, parando un 4-4-1-1.

El resto es historia conocida. El tucumano consiguió el gol que merece desde hace varios encuentros, y con ellos la victoria, la segunda del campeonato, la primera como local. Una gota de agua en el desierto, clave para cerrar una primera etapa fuera de la zona roja, sin el autoestima dinamitado (al borde, pero sin estallar) y con la esperanza que trae la llegada de un nuevo DT, uno que cuenta con el consenso de todas las partes, para dejar atrás la pesadilla de la primera mitad del campeonato.

Jugaron, eso es lo importante, no salieron entregados, desganados, apáticos. Y sobre todo, se volvió a ver una estrategia plasmada en la cancha. ¿Se podrá sostener? Vamos por acá, Globo…

Periodista en NacPop 88.1 Cañuelas. Columna DT'est en SoyQuemero.com.ar

5 Comments

5 Comments

  1. Pingback: มันนี่น่ารู้

  2. Pingback: health tests

  3. Pingback: ufabtb

  4. Pingback: http://www.newage.ne.jp/search/rank.cgi?mode=link&id=186&url=https://ytow.net/

  5. Pingback: ข่าวบอล

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Más en DT'est

Sitio protegido por Google reCAPTCHA. Ver políticas de privacidad y términos de servicio.

Soporte Web Efemosse