Connect with us

Torneo Socios – Fecha 17 | Huracán 2 vs. San Lorenzo 1 | Huracán se quedó con el clásico venciendo bien a un rival que llegó mal y se fue hundido. Franco Cristaldo rompió el cero con espectacular gol y Jhonatan Candia metió el del triunfo a cinco del final. El Pueblo Quemero tuvo su merecida fiesta, y la remontada invita a soñar con más.


Espectacular marco en nuestro maravilloso Palacio Ducó para recibir a los de Almagro. Kudelka sorprendía dejando en el banco al goleador del equipo Matías Cóccaro, tras su doblete entre semana, pero mucho incluyendo a Nicolás Silva, que no fue titular ni siquiera en la rotación con Banfield. Leandro Grimi por Merolla (Fuerza Flaco) e Ibáñez al lateral tras su suspensión.

El escenario invitaba para salir con todo a buscar a uno de los peores equipos del torneo, sin embargo Huracán entró nervioso e impreciso, con grandes dificultades para construir juego y mover la pelota con naturalidad.

La inacción del Globo invitó a animarse a un rival bien apichonado en campo propio, y con verdaderamente poco el combinado del Bajo Flores generó riesgo explotando las dificultades del sector izquierdo de la defensa. Marcos Díaz respondió para mantener el cero, ayudado por pésimas definiciones.

Huracán no tuvo frescura en ataque, eligió mal la forma de atacar a una defensa que parada reaccionó mejor que en movimiento. Con dos carrileros, Triverio tuvo que salir demasiado de su posición para hacer contacto y tanto Cabral como Silva se perdían en sus lagunas.

Con Cristaldo y Vera en cancha, la apuesta era pelotazos. Sin embargo y en el segundo tramo de la etapa inicial estos dos empezaron a encontrarse y allí el equipo creció. Hubo algunos buenos centros que nadie llegó a conectar y un gran servicio de Cristaldo para Ibáñez, cuyo zurdazo dio en el brazo de Herrera. Echenique no quiso cobrar.

Ya en el complemento el equipo padeció la más clara del rival, mala definición bien resuelta por Marcos, pero terminó mejorando con los cambios: Candia por Silva, que terminó confirmando todas las dudas que se generaron con su titularidad, y Cóccaro por Triverio, que perdió el duelo físico.

Huracán no podía imprimir la intensidad de duelos anteriores pero terminó resolviendo su propio nudo con un verdadero golazo. Cabral (que un rato antes tuvo un buen tiro resuelto por Torrico) recuperó el balón en campo propio y Cristaldo lo activó con gran pase profundo al desprendimiento de Quílez; Ismael se tomó un segundo clave para levantar la cabeza y encontrar de frente al propio Franco Cristaldo, quien con perfecto derechazo la colgó en el ángulo.

Golazo espectacular de Huracán. Golazo espectacular de Franco Cristaldo, el mejor jugador de campo en lo que va de torneo, otra vez convirtiendo en el clásico. Ganaba el Globo a falta de media hora.

El equipo intentó manejar la ventaja con calma, bajar el ritmo a las acciones, pero lentamente fue padeciendo el mismo mal que en la etapa inicial. Su inactividad mejoró a un rival malo. Y tan así fue que la visita empató, de la nada, atacando nuevamente la espalda de Ibánez y Grimi; Marcos Díaz tapó muy bien un mano a mano pero no pudo en segunda instancia, cabezazo de Di Santo.

El banco de suplentes del combinado de Almagro festejó con tanta intensidad, corriendo casi hasta mitad de cancha, dejando de lado todo esfuerzo de impostar indiferencia. Igual es entendible, no siempre hay un jugoso premio por empatar.

El Globo sufrió el golpe pero pudo sobreponerse, y terminó recuperando el resultado a cinco minutos del final con el encuentro entre los uruguayos que ingresaron desde el banco. Cabral sacó el centro desde la izquierda que Torrico no pudo contener, el central Zapata la sacó sobre la línea pero Matiás Cóccaro la tomó y resolvió muy bien ubicando a Jhonatan Candia en el corazón del área; el platinado la enganchó de zurda al 2-1 que sería final.

Huracán manejó el cierre como no pudo hacerlo el resto del encuentro. Todo se jugó en campo rival, con Cóccaro a pura entrega y buenos avances de Acevedo, Hezze y Cabral. Triunfazo ante el rival del siempre, que quedó bien chiquito, hundido en sus espejitos de colores.

El Globo cambió por completo su suerte en este torneo consiguiendo una cantidad de puntos impensada hace pocos meses. Huracán logó engrosar su promedio de forma contundente, en una batalla que hay que seguir peleando partido tras partido, y de golpe se acercó a la pelea por ingresar a la Copa Sudamericana, maravilloso objetivo para el sprint final.

Ganar cinco de los últimos seis partidos es un mérito enorme para Kudelka y sus dirigidos. Más en un fútbol tan parejo como el nuestro.

Tener la posibilidad de volver a pelear un lugar en el ruedo internacional, tener la posibilidad de volver a ganarle al clásico de toda la vida.

Qué lindo que es volver, ¿O no?

Quemero de nacimiento, Socio A01775. Locutor Nacional, redactor y Vermoutheano. 10 años en Soy Quemero.

Más en Informe Partidos