Connect with us

Copa Liga Profesional 2021 – Fecha 5 – Huracán 0 – Lanús 0 – Huracán, livianísimo en ataque, sufrió realmente poco ante Lanús pero no pudo evitar volver a perder puntos en el Palacio Ducó. Confirmó las soluciones brindadas por algunas individualidades, pero sigue sin muñeca para mejorar un ataque por momentos penoso, consecuencia de una serie de malas decisiones. Pasan los partidos y casi todos los que pelean el descenso suman de a tres.


Tras empatar el clásico en el Bajo Flores Huracán tenía una nueva parada complicada recibiendo a Lanús, uno de los que más había sumado en la zona. Damonte repitió el equipo, y por supuesto el esquema, con una sola modificación: Sebastián Ramírez reemplazó a Briasco, aparentemente tocado.

El Globo propuso una buena presión en campo rival, presentando un equipo compacto y adelantado con el fundamento de Claudio Yacob y su excelente lectura para ocupar espacios. Pero la intensidad duró poco, y lentamente Lanús fue saliendo con más espacios que se le terminaban en mitad de cancha, allí donde jamás cedimos control.

El partido se desarrollaba muy parejo y sin situaciones, sin embargo era Huracán quien más se anunciaba en el área rival. Al Globo le faltó de todo para pesar positivamente en el jardín de Morales, sin embargo pudo llegar a romper el cero con un córner de Cristaldo que el arquero, tras salir mal, le manoteó de la cabeza a Merolla. Toco justo para evitar un testazo al arco vacío.

Huracán tenía controlados a los buenos atacantes rivales con la solidez de Merolla y el muy buen acompañamiento de Moya, el oficio de los marcadores de punta en cada una de las bandas y Yacob aportando impecable timing. Rolón se aplicaba a la marca, más allá de una deliciosa habilitación para Silva y Cristaldo estaba perdido en su función “mixta”. Pero ambos cumplían.

El gran problema Quemero era la ofensiva, atada a un sistema que le quita piernas a los extremos, partido de la base de un nivel individual malo. Ramírez y Silva alternaban pero no sorprendían ni pesaban, Sebastián estaba algo más comprometido con la marca y llegaba siempre exigido a posición de wing; por su parte el Mosquito se desenvolvía como con el freno de mano puesto, lento en balones largos y sin claridad para el mano a mano.

En el centro Mendoza no encontraba equilibrio entre lo que le sobra, empuje, y lo que le falta, claridad. El resumen perfecto del partido de Diego fue esa pelota que fue a buscar sobre la banda izquierda, podía dominarla pero se arrojó al piso y, en su afán de hacerla rebotar contra un rival, la tiró derechito a la Miravé.

La mejor del Globo en la etapa inicial, y en retrospectiva del partido, fue la rápida recuperación que terminó con Franco Cristaldo sacando el derechazo que pasó apenas ancho al hierro de Morales.

Ya en el complemento Lanús tomó las riendas por primera vez en la noche, manejando la pelota ante un Huracán absolutamente desactivado en terreno rival. Damonte intentó oxigenar con el riguroso pieza por pieza, Briasco volvió al equipo en lugar del lastimado Silva pero Norberto entró perdido en su laguna, la que lo tiene sumergido desde el inicio de la temporada, de la que necesitamos con urgencia logre salir.

Hezze por Rolón, pieza por pieza, y Garro por Mendoza para el último cuarto de hora. Huracán perdía su referencia en el centro pero no importaba, había cero peso en esa zona. Entre Cristaldo y el propio Garro intentaron ocupar el espacio, pero la tensión del juego se desarrollaba lejos del arco visitante.

Lanús tampoco encontraba peligro, y mucho tuvo que ver la buena actuación de la última línea con Lucas Merolla a la cabeza. Eso sí, un error de Pérez le permitió a Tomás Belmonte definir en plena área chica; afortunadamente Sebastián Meza reaccionó perfecto para evitar la más clara de la noche, y lograr su primera valla invicta en apenas tres partidos como profesional. ¿Meza estaba en el club cuando teníamos un campeonato entero sin promedios para probarlo?

Huracán estuvo lejos del gol todo el complemento, pero en el cierre pudo haber definido padeciendo dos malas decisiones; Brisco se metió al área pero apuró el shot, Garro se fue solo pero terminó amagando insólitamente hasta encerrarse. Cero a cero gigante, dos puntos más que se nos fueron.

Línea para el peor árbitro de la Primera División, Andrés Merlos, y su asquerosa labor a favor de Lanús. El colegiado inventó una infracción al borde del área en el cierre de la primera mitad y amonestó a Lozano tras recibir una infracción de expulsión. Otro partido sin ganar con este impresentable juez, para tomar nota y no olvidar.

Si tomamos los últimos diez equipos de la tabla de promedios, solo dos sumaron menos que Huracán en el comienzo: Patronato y Atlético Tucumán. El Globo es el tercer peor promedio de 26 equipos, y podría cerrar la fecha como el segundo peor.

Este plantel pésimamente armado no tendrá más opciones hasta el próximo mercado de pases. Damonte sigue a tiempo de intentar imprimir algún sello a su equipo, pero no hay una sola señal que nos permita pensar en que el entrenador tiene algo guardado para mejorarlo.

Quemero de nacimiento, Socio A01775. Locutor Nacional, redactor y Vermoutheano. 10 años en Soy Quemero.

Más en Informe Partidos

Sitio protegido por Google reCAPTCHA. Ver políticas de privacidad y términos de servicio.

Soporte Web Efemosse