Connect with us

Superliga 2019/20; Fecha 2 – Huracán 2 vs. Colón 0 – El seguimiento de cada jugador del Globo.


Antony Silva: Respondió con más efectividad que seguridad en las pocas situaciones claras que le llovieron. Tapó una clara antes del minuto, con rebote largo, y ya en el complemento tuvo la complicidad del travesaño para despejar un centro cerrado que parecía más sencillo. Logró por segundo partido consecutivo la valla invicta y en definitiva eso es lo más importante de todo.

Gonzalo Bettini: Fue de lo mejor en la primera mitad, con buena velocidad para los relevos y empuje ofensivo, incluso generando una situación en plena área rival con el derechazo que resultó por sobre el larguero. Con el correr de los minutos perdió frescura y se dedicó solamente a su función primaria, la marca, donde en líneas generales respondió bien.

Saúl Salcedo: Otro buen partido de Saúl, firme en la marca y juego aéreo. Al igual que toda la última línea tuvo momentos de desfasaje, de todas formas cometió pocos errores y fue el abanderado de los mejores pasajes defensivos. Arrancó la liga cerca de su mejor nivel, situación que no podría ser más beneficiosa para Huracán en todos los sentidos. Ojalá siga así. 

Mariano Bareiro: Jugó un buen partido, con algunos altibajos, pero firme cuando el equipo más lo necesitó. Arrancó muy bien, rápido y firme para la salida, y aunque mostró momentos de poca precisión terminó completando una actuación correcta. En el complemento falló en un par de cierres, pero estos no alcanzaron para pasarla mal.

Walter Pérez: Arrancó enchufado con el ataque, pisó mucho el terreno rival y apareció casi siempre desde el mediocampo. Esto le quitó seguridad defensiva, falló de arranque en la situación que tuvo Colón antes del minuto pero luego supo reponerse a las falencias. En el complemento fue importante, ajustó marcas y terminó completando una buena actuación, mejor que lo mostrado ante Boca.

Adrián Calello: Fue una buena actuación de Adrián, aun ante el murmullo de quienes quizás no lo vieron jugar todos los minutos en el Huracán de Alfaro que terminó cuarto en la Superliga. Pero eso ya no importa, Calello rendirá examen en cada actuación y está bien que así sea, ante Colón cumplió en lo defensivo pero nuevamente dejó algunas dudas en la cesión, sobre todo al intentar pases largos. Con Bogado en cancha fue valor alto para la defensa, recordando que sus mejores rendimientos en el club fueron con otro cinco de marca cerca. A seguir mejorando.

Lorenzo Faravelli: No luce, pero cuando agarra la pelota deja en claro que tiene virtudes para aportarle al equipo. Estuvo nuevamente pendiente de la marca, un paso delante de Calello, pero no terminó de convencer en lo que a lo estrictamente defensivo respecta. Corrió mucho y abarcó poco, lo que también le sacó resto a la hora de jugar. Sí apareció en la previa al penal, ganando la pelota que intento servir y luego recuperando el rebote para encontrar a Chávez. Hay que seguir buscándole la función donde más rédito pueda dar.

Rodrigo Gómez: El gol lo transformó, convirtiendo con seguridad el penal que a él mismo le cometieron, tal vez en la única pelota que recibió adentro del área en toda la noche. Antes Rodrigo fue de mayor a menor, arrancó con la intención de ser la manija de Huracán pero terminó perdiéndose en algunas imprecisiones, y dando una vuelta más a jugadas que pedían resoluciones más simples. Tras la diana tomó confianza y se fajó para y por el equipo, fue la primera línea de presión tras la salida de Faravelli y nunca dejó de correr. Entre tanto esfuerzo tuvo lugar para el talento, con un gran pase que Chávez casi transforma en el segundo. Luego terminó lanzando la pelota que Coniglio convirtió en gol con su gran maniobra. Bien por el Droopy, que tiene todo para ser importante, y esta vez lo fue.

Norberto Briasco: Su lesión fue la peor noticia de la noche, ya que lo sacó del partido cuando más confianza necesitamos darle. Antes de ser reemplazado el Beto ofreció poco, le volvió a faltar confianza para encarar y no sacó provecho de los balones ofensivos que agarró sobre la derecha. Ojalá se recupere pronto.

Juan Fernando Garro: Da la sensación que si quiere, puede, aunque claramente no es tan simple. Garro estuvo como desconcentrado, rebotando pelotas a cualquier lado y agachando la cabeza con toda la ofensiva por delante. Sin embargo inventa maniobras de la nada, se filtra en rivales con notable facilidad y gana muchos balones quietos, además de tener una potencia que le saca metros a cualquiera. Pareciera que con mayor concentración sería fundamental, de todas formas aprobó y un poco más también.

Andrés Chávez: No se lo notó pleno desde lo físico, de todas formas demostró lo contrario durante el complemento con algunos piques productivos. Tuvo una clara en cada tiempo, tardó en definir la primera y Burián le negó el gol en la segunda. Antes y después el Comandante se fajó mucho y jugó poco, no tuvo mucho contacto con la redonda y terminó perdiéndose entre los buenos centrales del rival.  Pero es otro que cumplió.

 

Javier Mendoza: Entró en lugar de Briasco pero se movió por la izquierda, alternando su ubicación en el largo de la cancha según las necesidades del equipo. Corrió mucho y logró un par de situaciones interesantes con el control del balón, aunque no definió bien ninguna de las dos en puertas del área. Cumplió con lo justo, aunque sigue siendo un misterio si tiene algo más por ofrecer que lo ya mostrado.

Mauro Bogado: Entró a comerse la cancha y así fue, se trasformó a puro oficio en el dueño del mediocampo y por momentos también de todo el equipo. Metió y jugó por igual, pero la tonta expulsión terminó opacando su regreso al club. Es cierto que la primera amarilla fue exagerada, teniendo en cuenta el criterio de amonestaciones que tuvo Mastrángelo, pero en la segunda no hay nada que decir. A purgar una fecha y volver, quedó claro que lo necesitamos.

Fernando Coniglio: Jugó poco más de diez minutos y liquidó el partido con un verdadero golazo, unipersonal con productivo control y maravillosa definición. Fernando volvió al club del préstamo tras sembrar dudas en su paso previo, Vojvoda lo tiene en cuenta, tuvo su oportunidad y la aprovechó al máximo. Ojalá podamos recuperarlo, y ojalá también él siga demostrando ganas de estar en el equipo. Es un futbolista por el cual Huracán invirtió mucho dinero, nos conviene por todos lados que rinda.

Quemero de nacimiento, Socio A01775. Locutor Nacional, redactor y Vermoutheano. 10 años en Soy Quemero.

Más en Bajo la lupa