Connect with us

El ex jugador de Gimnasia firmó contrato con Huracán a préstamo por 1 año (con opción de compra del 50%) y se convirtió en el cuarto refuerzo. Si sostiene lo realizado en los últimos años puede ser una pieza valiosa para Juan Pablo Vojvoda.


El fútbol moderno sigue profundizando la tendencia de ocupar espacios en detrimento de la rigidez posicional, por lo cual continúa en curso la proliferación de mediocampistas que hacen un poco de todo, sin especializarse necesariamente en un dote. Lorenzo Faravelli no nació como eslabón de este grupo en auge, pero el paso de los años lo completó y su versatilidad seguramente será bienvenida para el técnico del Globo.

Rosarino, 26 años, surgido e hincha de Newell’s serían la matrícula del volante diestro que llega a la Quema con el pase en su poder y un muy buen presente. Estuvo a un paso de continuar su carrera en Pumas, aunque el equipo mexicano no consiguió liberar un cupo de extranjeros y el resto está escrito.

Faravelli aprendió a ser un todocampista. No lo era cuando debutó con 17 años en la Primera de la Lepra, ni tampoco cuando regresó tras estar a préstamo en Unión Española (Chile). Por entonces el Lolo era un mediapunta ligero, atrevido, con una marcada vocación ofensiva y limitada dedicación a las tareas laboriosas del retroceso. A Ñuls, según parece y a la luz de los hechos, no le bastó lo demostrado en sus dos etapas (nunca alcanzó los 20 partidos), por lo que en 2015 emigró libre a La Plata.

En Gimnasia Faravelli se tuneó. Incorporó a sus atributos disciplina defensiva y trasladó la dinámica de su lado A -el ofensivo- a todas las facetas del juego. Y en la última etapa, la más dulce, su nombre empezó a ganar espacio en las marquesinas cuando agregó la siempre considerada cuota de gol: 6 en 21 partidos.

La nueva incorporación de Huracán brindó recientemente una entrevista al diario La Capital, donde resumió con certeza su paso por Gimnasia: «Salvo en los primeros 6 meses jugué siempre, con todos los entrenadores (Alfaro entre ellos) y estilos distintos. Eso es importante para un jugador. Mi rendimiento siempre fue parejo. En la última temporada hice varios goles, algunos muy importantes, y por eso pareciera que mi rendimiento fue mucho mejor. Yo considero que en toda mi etapa fue parecido«.

En cierto punto, Faravelli es un futbolista que puede aportarle al Globo en las dos mitades de la cancha; un componente que todo equipo dinámico y vertical (estilo del DT) precisa para llevar a cabo transiciones rápidas, de área a área.

¡Bienvenido al Sexto Grande, Lolo!

Periodista, ex Olé. El fútbol no es un juego: es todo

Más en Fútbol