Connect with us

Presentamos el informe final de la temporada, repasando las principales estadísticas que dejó el Globo a lo largo de la Superliga 2018/19. Números que sirven para entender cómo le fue al equipo, pero además para comparar con pruebas firmes dos realidades muy diferentes: la de Gustavo Alfaro en la primera parte, y la de Antonio Mohamed en la segunda. Además, podemos ver qué jugadores se destacaron y en qué función. Son datos concretos, que dejan de lado cualquier tipo de subjetividad o gusto. Será tarea del nuevo cuerpo técnico, y del plantel que se conforme, mejorar muchos de estos datos para que el otoño de 2020 nos encuentre más felices.


Generales

Sumó 35 puntos en 25 partidos, producto de 9 victorias, 8 empates y 8 derrotas. Con Alfaro consiguió 26 puntos en 14 partidos (61,9 %), mientas que con Mohamed consiguió 9 puntos en 11 partidos (27,27 %).

Como local sumó 20 puntos en 13 partidos, con 5 victorias, 5 empates y 3 derrotas. Finalizó 14 en ese rubro sobre 26 equipos. Con Alfaro consiguió 13 puntos en 7 partidos jugados, y con Mohamed consiguió 7 puntos en 6 partidos. Las tres derrotas como local corresponden al ciclo de Mohamed.

Como visitante sumó 15 puntos en 12 partidos, con 4 victorias, 3 empates y 5 derrotas. Finalizó décimo en ese rubro respecto a los 26 equipos del torneo. Con Alfaro consiguió 13 puntos en 7 partidos, mientras que con Mohamed consiguió 2 puntos en 5 encuentros.

Ante los otros grandes apenas rescató 3 puntos sobre 15 posibles (empates ante River, Boca y San Lorenzo, derrotas ante Independiente y Racing). Además sólo pudo marcar dos goles (Mendoza a Independiente y Auzqui a Racing). Tres de esos partidos los dirigió Alfaro (River, Boca e Independiente) y los otros dos Mohamed.

Empezó perdiendo el partido en 9 oportunidades, y 7 de esos partidos finalizaron en derrota. Sólo pudo dar vuelta el marcador en una oportunidad (3 a 2 ante Colón) y empatar otra (1 a 1 ante Vélez). Con Alfaro había comenzado perdiendo 2 oportunidades sobre 14 partidos, mientras que con Mohamed comenzó perdiendo en 7 de 11 encuentros.

Empezó ganando el partido en 11 oportunidades, y 8 de esos encuentros finalizaron con victoria. Sólo Aldosivi le pudo dar vuelta un partido (2 a 1 en Mar del Plata). Además dos equipos le empataron el juego (Defensa y Justicia y Gimnasia de La Plata). De esos 11 partidos en los que comenzó ganando, 9 fueron bajo el mando de Alfaro y 2 bajo el mando de Mohamed.

Entre los dos técnicos utilizaron 29 jugadores durante el campeonato, cifra similar a las últimas dos temporadas (30 jugadores en la Superliga 2017/18 y 28 jugadores en la Superliga 2016/17). De esos, 16 jugaron con ambos técnicos (Salcedo, Rossi, Mancinelli, Gamba, Damonte, Chimino, Auzqui, Pérez, Chávez, Araujo, Roa, Álvarez, Alderete, Toranzo, Garro y Briasco), 5 sólo con Gustavo Alfaro (Marín, Casco, Díaz, Diego Mendoza y Bogado) y 8 sólo con Antonio Mohamed (Silva, Pellegrino, Merolla, Sills, Javier Mendoza, Hernández, Barrios y Cordero).

49 % de posesión de pelota tuvo el equipo a lo largo de los 25 partidos del campeonato, mejorando un poco el 45 % que había tenido la temporada anterior. Si comparamos este rubro entre los dos técnicos, encontraremos prácticamente el mismo porcentaje: 48,5 % durante los partidos que dirigió Alfaro y 50 % en los que dirigió Mohamed.

La mejor racha del equipo estuvo entre las fechas 9 y 16, en donde ganó 4 partidos y empató otros 4 (seis de esos partidos los dirigió Alfaro y los dos restantes Mohamed). La peor se dio entre la fecha 17 y 24, dónde apenas rescató 2 empates y sufrió 6 derrotas (todos los partidos fueron dirigidos por Mohamed).


De los jugadores

Saúl Salcedo es el que más minutos tuvo en cancha (2036), seguido por Iván Rossi (1990) y Federico Mancinelli (1883). Sin embargo, Lucas Gamba es el que estuvo presente en más partidos (24).

Los que más tarjetas amarillas recibieron fueron Iván Rossi (10), Cristian Chimino (8), Israel Damonte (5) y Carlos Auzqui (5). En total el Globo recibió 63 amonestaciones.

El equipo recibió 5 expulsiones a lo largo del torneo: dos fueron para Carlos Auzqui, y las restantes para Andrés Chávez, Federico Mancinelli y Lucas Barrios.

Los jugadores que más veces ingresaron al campo de juego desde el banco de suplentes fueron Juan Garro (11), Norberto Briasco (10), Walter Pérez (8), Andrés Chávez (7) y Patricio Toranzo (6).

Los jugadores titulares que más veces fueron reemplazados por algún compañero suplente durante un encuentro fueron Carlos Auzqui (11), Andrés Chávez (9), Walter Pérez (8), Lucas Gamba (8), Carlos Roa (6) e Israel Damonte (6).

Marcos Díaz recibió 12 goles en 14 partidos, Antony Silva 13 goles en 10 jugados, y Fernando Pellegrino 3 en un solo partido.

Iván Rossi fue el que más pelotas recuperó (67), terminando tercero en ese rubro entre todos los equipos. Lo siguieron Carlos Auzqui (34), Cristian Chimino (42), Saúl Salcedo (26) e Israel Damonte (24).

Iván Rossi fue también el que más faltas cometió (48), seguido por Cristian Chimino (35), Carlos Auzqui (32), Israel Damonte (30) y Lucas Gamba (27).


En defensa

Huracán recibió 28 goles en su arco, de los cuales 13 fueron en el Ducó y 15 jugando como visitante. Con Alfaro recibió 12 goles en 14 encuentros, mientras que con Mohamed recibió 16 en 11 partidos.

Mantuvo el arco en cero en 10 oportunidades (cinco como local y cinco como visitante), recibió un solo gol en siete partidos, recibió dos goles en tres partidos y recibió tres goles en cinco partidos. De las vallas invictas, siete pertenecen a Marcos Díaz y tres a Antony Silva.

Tuvo cinco penales en contra. Tres fueron en el Ducó y dos de ellos terminaron desviados (Martínez de River y Cvitanich de Banfield), mientras que el restante fue gol (Giménez de San

Martín de Tucumán). Los otros dos fueron como visitante y se convirtieron en gol (López de Racing y Rodríguez de Newell’s).


En ataque

Huracán marcó 28 goles en la Superliga, 19 bajo el mando de Alfaro en 14 partidos y 9 con Mohamed en los restantes 11. Fue el décimo equipo más goleador del campeonato.

En los primeros tiempos el Globo marcó 10 goles, mientras que en los segundos tiempos marcó 18 veces. En promedio, marcó un gol cada 80 minutos de juego.

En el Ducó pegó el grito sagrado 16 veces, mientras que en 12 oportunidades lo hizo como visitante.

El gol más rápido lo marcó Carlos Auzqui ante Gimnasia de La Plata (minuto 1), mientras que el más tardío lo hizo Diego Mendoza ante Tigre (minuto 94).

En 7 partidos Huracán no pudo marcar goles. Cinco terminaron en empates (River, Boca, Argentinos, San Lorenzo y Talleres) y dos en derrota (Patronato y Estudiantes). Además en 10 encuentros marcó un gol, en 6 marcó dos goles y en dos marcó tres goles.

Cinco penales a favor tuvo Huracán. Mendoza convirtió uno (ante Aldosivi) y Gamba convirtió dos (ante Godoy Cruz y Vélez). Los otros dos se los atajaron a Chávez (ante Banfield y Tigre).

Después de dos temporadas sin lograrlo, Huracán volvió a marcar un gol de tiro libre (lo hizo Lucas Gamba ante Colón de Santa Fe, en el Ducó). Además consiguió cuatro goles de cabeza.

Nueve jugadores diferentes marcaron goles en este torneo: Gamba (6), Chávez (5), Roa (4), Auzqui (3), Barrios (3), Mendoza (3), Araujo (1), Toranzo (1) y Garro (1). El restante lo marcó Talher (Lanús) en contra.

Lucas Gamba fue quien más faltas recibió (36), seguido por Israel Damonte (28), Andrés Roa (25) y Walter Pérez (23).

Gamba fue también el que más asistencias realizó (4), seguido por Chávez (3), Chimino (2) y Damonte (2).

Papá de Bianqui, junto a Barbi ? Licenciado en Comunicación Social. Hincha y socio de Huracán, como debe ser. Y admirador del Barça.

Más en Fútbol