Connect with us

Copa Libertadores 2019, Fecha 4 – Cruzeiro 4 vs. Huracán 0 – Huracán sufrió una lapidaria goleada ante Cruzeiro y sus posibilidades de permanecer en la Copa Libertadores penden de un hilo. El Globo intentó jugar mano a mano en Brasil, sin embargo los tres goles que recibió con apenas trece minutos de diferencia tuvieron más que ver con el acumulado del pésimo semestre que con la oxigenante victoria ante Atlético. Lo que sí parece nunca cambiará son los fallos en contra, hubo un escandaloso penal no sancionado por Bascuñán con el cotejo 0-1.


Sin grises, así fue la nueva presentación de Huracán en el mítico Estadio Mineirão. El triunfo ante Atlético Tucumán cortó una prolongada racha de resultados adversos y ahora el equipo de Antonio Mohamed encaraba lo que a priori era la parada más difícil del Grupo B en esta Libertadores 2019 con la obligación de al menos sumar un punto que lo mantenga con esperanza de alcanzar los Octavos de Final. El contraste era total, Cruzeiro se presentaba como uno de los mejores equipos del Campeonato Mineiro y había ganado sus tres cotejos coperos; el Globo fue el peor equipo de la Superliga en 2019 y solo pudo sumar uno de los nueve puntos que disputó en este torneo. Pero de alguna forma la ilusión estaba, siempre está, Carlos Auzqui volvía al primer equipo en lugar de Briasco y Pérez era sostenido como volante por izquierda. Omar Alderete reemplazó al lastimado Mancinelli y Carlos Araujo retomó en lateral izquierdo en lugar de Álvarez.

Los segundos iniciales fueron caóticos, Cruzeiro desbordó a Huracán constantemente por el sector de Chimino, moviéndose realmente cerca del gol con Silva despejando un tiro limpio contra su arco. Pero el terremoto pasó y el Globo comenzó a pisar el terreno rival, con Damonte jugando casi de enganche y un sistema ofensivo que tuvo la saludable intención de buscar tocar la pelota.

De repente Huracán se movía lejos de Silva, y aunque le faltaba volumen en el área Raposa las sensaciones empezaron a ser positivas. Sin embargo y tras un tiro al arco de Walter Pérez que terminó en córner Cruzeiro lograría un contragolpe letal. El Globo perdió el salto en el área y también en el rebote ofensivo, Marquinhos Gabriel terminó volando por el sector derecho de la defensa pero Chimino lo dejó venir, siendo Pérez quien terminó llegando al insuficiente cierre; el buen centro del volante ubicó a Fred, quien por el palo opuesto se comió crudo a Alderete en el salto superando también el de Araujo, la redonda llovió sobre Silva y entró a gol.

Pese a los minutos iniciales ese gol de Cruzeiro golpeó mucho, ya que el equipo estaba haciendo las cosas bien. Pero ir a Brasil y que te hagan un gol de contra es imperdonable, realmente doloroso. Ganaba el local en 19 minutos.

Entonces todo se derrumbó, pero sin embargo de inmediato Huracán tuvo su situación más clara de la noche. Rossi ganó el rebote ofensivo de un nuevo tiro libre mandándola contra el área, allí Omar Alderete la metió muy bien al centro y Lucas Barrios sacudió con zurdazo frontal que Fabio tapó de forma espectacular, la redonda quedó viva pero terminó pegando en el palo antes de caerle a Damonte; Israel volvió a shotear y Dedé se lanzó sobre la línea despejando con la mano, el chileno Bascuñán estaba de frente pero decidió no ver un claro penal para el Globo, que también era expulsión del defensor Raposa.

Es cierto que Barrios tenía siete metros de ancho para buscar un tiro más colocado, sin embargo la reacción de Fabio fue espectacular, y encima hubo un palo. La mano de Dedé es clara e indisctubible, frena la pelota que el arquero termina mandando a córner. Era penal y expulsión, pero los reiterados fallos en contra del Globo no entienden de asociaciones ni nacionalidades.

Pero Huracán estaba en partido, o al menos eso parecía, ya que segundos después de esta acción Orejuela atacó por la banda derecha y Robinho metió uno de esos balones cruzados que ya han dejado desarmado al fondo Quemero en muchas otras derrotas del semestre; Marquinhos recibió a espaldas de Chimino y metió el pase al centro que Fred empujó al arco vacío. 2-0.

Y al primer tiempo le quedaba un palazo más, nueve minutos después del segundo Dodó volvió a aparecer por la desolada banda derecha de nuestra defensa y jugó un perfecto centro que Fred cabeceó a quemarropas para convertir su tercera diana; otra vez Alderete (cinco centímetros más alto que Fred) perdió en el salto y Antony Silva, que a veces da la sensación de no salvar ninguna, llegó a tocar pero no pudo desviar. Devastador tres a cero, de sentirnos en partido a pensar que podían meternos siete más. Cuatro tiros limpios a los tres palos, tres goles encajados.

El segundo tiempo casi que estuvo de más. Huracán se plantó en terreno rival ante un Cruzeiro con el freno de mano puesto, que apenas atacó las espaldas de los marcados de punta Quemeros. El Globo tuvo una clara para convertir, el gran pase de Damonte dejó solo a Gamba pero Lucas definió pésimo de cara a Fabio, pifiando el zurdazo que cayó manso a posición del arquero cuando Barrios esperaba sin marca el pase atrás. Además Carlos Auzqui sacudió desde lejos el shot que Fabio envío a córner.

Andrés Roa reemplazó a Pérez en el entretiempo, y aunque el colombiano buscó ser dueño del juego Quemero sus intervenciones fueron mermando hasta volverse esporádicas. Andrés Chávez jugó los últimos 25 minutos en lugar de Gamba, y tuvo un tiro desde lejos que pasó cerca. Además Patricio Toranzo ingresó por Auzqui.

A siete del final Cruzeiro estiraría diferencias en una de sus pocas opciones durante el complemento, Dodó bailoteó ante la marca de Chimino y sacó un magnifico derechazo que explotó a espaldas de Antony Silva. Lapidario 4-0, papelón Quemero en Belo Horizonte.

Dura derrota de Huracán en la Libertadores, donde solo una serie de resultados podrían meternos en Octavos de Final. Primero habrá que esperar lo que ocurra hoy jueves entre Emelec y Deportivo Lara; lo ideal sería un empate, la victoria del Bombillo complicaría más las posibilidades mientras que un triunfo del conjunto venezolano nos dejaría virtualmente eliminados.

El Globo debe ganar sus dos partidos como local y esperar que Cruzeiro también triunfe en sus últimas dos presentaciones. De no lograr la epopeya sería importante pelear el tercer puesto del grupo, mismo que clasifica para la Segunda Fase de la Copa Sudamericana 2019.

Y como si todo esto fuera poco se vienen dos clásicos en seis días, por la Copa de la Superliga. Hay que intentar ganar la serie, siendo muy conscientes que de lograrlo no se borrará lo hasta aquí construido.

Lo bueno es que el cierre de la temporada está cerca. Lo malo es que algunos piensan darle otra oportunidad al entrenador.

Quemero de nacimiento, Socio A01775. Locutor Nacional, redactor y Vermoutheano. 10 años en Soy Quemero.

Más en Informe Partidos