Connect with us

Superliga 2018/19, Fecha 25 – Huracán 2 vs. Atlético Tucumán 0 – El seguimiento de cada jugador del Globo.


Antony Silva: Tras cinco partidos de Superliga Huracán logró mantener la valla en cero y Silva tuvo mucho que ver, sobre todo en la primera mitad. Antony desactivó un gran tiro que iba al ángulo y luego también amortiguó un shot frontal que podría haber generado más peligro. En algunas opciones necesitó dos tiempos para contener la pelota pero en definitiva los resultados fueron óptimos.

Christian Chimino: Hizo un buen partido, trabajando mucho en el lateral derecho y clausurando las posibilidades de Atlético Tucumán, que en definitiva terminó atacando realmente poco por allí. Tuvo presencia ofensiva pero no logró un cierre positivo a sus aproximaciones, con varios centros sin destino. Pero su función primera es la defender, y este ítem cumplió.

Federico Mancinelli: Tuvo algunos desajustes en la primera mitad, que afortunadamente no pasaron a mayores. Con el correr de los minutos mejoró y terminó logrando salidas limpias con cortes partiendo desde adentro del área. Es otro cuando juega más cerca del arco propio que del mediocampo, y está clarísimo que así debe quedarse. Sufrió una lesión que lo dejará afuera algunos partidos.

Saúl Salcedo: Fue lo más flojo del equipo, sobre todo por un par de errores durante la primera mitad que le permitieron tiros limpios al rival, aunque por suerte ninguno terminó en gol. Le había costado la vuelta tras su lesión en Venezuela y la primera mitad fue una continuidad, de todas formas mejoró en el complemento y allí se pareció más al Saúl que queremos y conocemos. A seguir en levantada para volver a ser un pilar.

Pablo Álvarez: Volvió a jugar como titular en el lateral izquierdo, cerrándose adentro del área, y puso su jerarquía al servicio del equipo. Está claro que en el aspecto físico pierde, de todas formas tuvo buenos momentos en los que se las ingenió para ocupar espacios y ganar metros. El problema es cuando lo atacan mano a mano, allí sufre la velocidad de los rivales, y en mantener esta falencia al mínimo estará lo bueno que pueda aportarle al equipo. Sigue abierta la herida de su insólito penal en Avellaneda, pero Álvarez puede llegar a ser la clave para que la línea defensiva recupere su volumen.

Iván Rossi: Gran partido de Iván, lo mejor de Huracán por fuera de la importancia que tuvo Chávez. Jugó donde mejor rindió con nuestra camiseta y allí sacó su rédito, fue claro en los movimientos y preciso en los quites, además dio inició con un gran control la jugada que terminó en el primer gol. Cerca de los centrales y con Damonte de respaldo Rossi saca a lucir su panorama, fue fundamental por encontrar pases limpios y mantener su ritmo alto durante todo el juego.

Israel Damonte: Volvió Israel una mañana, ocupando la zona de la cancha que debe ocupar y con mucha voluntad para mantener al mínimo el margen de error y compensar errores en la cesión del balón. Fue importante en la recuperación y también logró un par de balones profundos que pudieron ser gol, sobre todo ese que Lucchetti le quitó a Chávez. Cabeceó en la previa al gol de Barrios y también tuvo su bala de plata, pero el uno rival se la quitó sobre la línea. Ni un paso atrás, te necesitamos así.

Walter Pérez: Otro que volvió a jugar en el puesto donde mejor supo rendir, aportando frescura en la salida y siendo siempre una opción limpia de pase por la banda izquierda. Le faltó precisión y una mejor resolución en las acciones, pero Walter siempre busca el espacio y tiene buenos recursos para pelear la posición en balones aéreos llovidos al campo rival. Sacarlo del lateral izquierdo le dio un mejor retroceso al equipo, de todas formas Walter siempre estuvo atento a la cuestión defensiva y, sobre todo en la primera mitad, fue quien armó la línea de cinco. Pero sí da resultados hay que mantenerlo en el medio, aunque esto cueste sacar un ofensivo.

Norberto Briasco: Buen partido del Beto, con empuje y buena voluntad para dar lo siempre lo mejor. Se notó que dejó todo, con aciertos y errores no se guardó nada y el saldo general le dio positivo, aun reemplazando a un Auzqui que bien puede considerarse como uno del os mejores atacantes que tiene el plantel. Briasco se movió por ambas bandas ofensivas, contribuyó a la defensa, y aunque no tuvo opciones propias si armó la jugada que Gamba no pudo meter por muy poco. Pide pista y la merece, si ajusta la mira para buscar más el arco puede llegas a ser una solución.

Lucas Gamba: Todavía inmerso en su laberinto Lucas encontró una puerta de luz para jugar ese pase filtrado que Chávez transformó con su unipersonal en gol. Gamba sigue errado con la pelota, se le dificultan los controles, pero tiene una voluntad enorme para no dar ninguna por perdida. La gente reconoció su esfuerzo con aplausos, pero seguimos esperando sus goles, al menos esta vez participó de una diana Quemera. Y pudo convertir en la primera mitad, llegó exigido y rebotó desviado. Si el resultado se da los errores de Lucas quedan maquillados, nadie va a discutir su esfuerzo pero de él esperamos fútbol.

Andrés Chávez: Fue el espíritu ofensivo de Huracán, jugando uno de sus mejores partidos con nuestra camiseta. Estuvo fino con la pelota y muy movedizo en ataque, renovó energías cuando pareció quedarse y logró con una muy buena maniobra el gol que rompió el partido a favor del Globo. Se mantuvo siempre agazapado en la ofensiva y ganó mucho oxigeno aguantando al pelota. Generalmente cuando el Comandante hilvanaba partidos su andar terminaba cortándose abruptamente con lesión, esta vez la historia parece ser distinta y ojalá así pueda mantenerse.


Andrés Roa
: El partido pedía su ingreso, y aunque Andrés tardó en meterse tuvo después del gol una opción bárbara para anotar; se confió y terminó definiendo discreto ante la tapada de Lucchetti. Contribuyó a la conducción y tuvo chispazos en ofensiva, incluyendo un tiro colocado que no encontró mayor riesgo.

Carlos Auzqui: Ingresó para renovar oxígeno ofensivo y por momentos lo logró, además contribuyó a la defensa aunque cometió una infantil infracción cerca del área que pudo ser peligrosa. Pero por físico puede ser importante también entrando desde el banco, personalmente considero que no puede faltar en el once titular.

Lucas Barrios: Liquidó el partido mandando a guardar un rebote de Lucchetti, vale la pena repasar su movimiento previo para llegar limpio al balón. Jugó diez minutos y volvió al gol, inmejorable situación para cerrar una mañana positiva.

Quemero de nacimiento, Socio A01775. Locutor Nacional, redactor y Vermoutheano. 10 años en Soy Quemero.

Más en Bajo la lupa

Sitio protegido por Google reCAPTCHA. Ver políticas de privacidad y términos de servicio.

Soporte Web Efemosse