Connect with us

Superliga 2018/19, Fecha 10 – Huracán 3 vs. Colón 2 – El seguimiento de cada jugador del Globo.


Marcos Díaz: Aún sin su habitual seguridad trabajó para desactivar los espaciados intentos de Colón durante la primera mitad. Busco atorar en la previa al primer gol, antes de los rebotes que terminaron en conquista, mientras que devolvió limpio el tiro inicial que culminó con el segundo. En el complemento casi que no recibió balones, pero fue importante para resolver positivamente en sus contadas intervenciones.

Cristian Chimino: Durante la primera mitad aportó aire ofensivo con reiteradas proyecciones que el equipo no terminó de aprovechar. Quedó en la foto del primer gol pero tuvo mala suerte, la pelota rebota en él y termina desviándose contra el arco. Ya en el complemento fue importante en su sector, se bancó toda la banda tras la expulsión de Auzqui y terminó firme como un central mal.

Federico Mancinelli: Convirtió el autogol teniendo realmente pocas opciones, la pelota fue rebotada contra su posición y con un rival detrás ensayó el despeje sobre la línea que terminó adentro. El capitán venía teniendo una actuación correcta, fino en los mano a mano y bien desde arriba. Ya en el complemento casi no recibió peligro, saliendo con seguridad en los pocos momentos donde fue apretado.

Saúl Salcedo: Irregular partido de Saúl, quien alternó buenas y malas durante los noventa minutos. Cometió varios errores cediendo el balón durante la primera mitad, y aunque intentó varias de sus habituales estocadas terminó definiéndolas mal. En el complemento su actuación mejoró, ganó firmeza y aumentó la precisión. Sabemos que puede dar más, y aún con errores no deja de ser importante.

Pablo Álvarez: Volvió a jugar incómodo por la banda, sosteniendo su actuación en base a jerarquía y con esporádicas positivas intervenciones en campo rival. Se vio condicionado por una rápida amarilla y quedó al borde de la roja, sin embargo cambió el chip a tiempo para crecer junto al equipo. Fue reemplazado en plena remontada en modificación táctica. 

Iván Rossi: Cuando se mantuvo sereno fue el eje futbolístico del equipo, siempre plantado en campo propio pero con algunas desconexiones con sus compañeros de línea. Tuvo momentos de calentura que pudieron costarle más, perdió algunos balones y metió fuerte en varios pasajes. Sin Auzqui ni Damonte se bancó bien el círculo central, contribuyó a los centrales durante la remontada y terminó siendo fundamental durante el último cuarto de hora.

Israel Damonte: Flojo partido de Israel en su vuelta al primer equipo, contó con su habitual olfato para moverse en el campo de juego pero falló en el juego corto. Perdió algunos balones que no suele perder y terminó cediéndole el contragolpe al rival en la previa del primer gol, con una doble intervención fallida. Terminó remplazado y el aspecto físico fue fundamental en la decisión, más allá de no atravesar sus mejores minutos.

Carlos Auzqui: Fue junto a Gamba lo mejorcito de Huracán en la primera mitad, por empuje y algunas maniobras de conducción por mitad de cancha. Además generó dos acciones claras de peligro, un centro que Mendoza no logró impulsar y el derechazo que le negó Burián. Lamentablemente tiró todo por la borda con la evitable falta que le valió la roja, tal vez apresurada por contexto (Recién iniciando el segundo tiempo y sin uso desmedido de la fuerza) pero clara en cuanto al planchazo en la pierna del rival. La expulsión le valió también el pulgar para abajo, más allá de la épica remontada del equipo su ausencia significó un verdadero problema para el Globo.

Andrés Roa: Tuvo intermitencias en el juego, sin embargo siempre buscó al menos el choque. Encontró poco lugar para hacer su fútbol, se bancó pegajosas marcas y no terminó de encontrar el lugar para desenvolverse. Buscó por el centro y la izquierda, terminó destacando más por empujar que por lo producido con sus pies, más allá de algún aislado toque distintivo. Dicho esto anotó el gol que significó el empate parcial, un zurdazo perfecto de primera que encontró el gol en un momento caliente. Sin lujos jamás se escondió, valorable para un jugador de sus características.

Lucas Gamba: No habrá elogios ni descripciones suficientes para ser justos con la actuación de Gamba, superándonos a todos desde lo emotivo. No necesitó brillar para ser determinante, laburó todo el partido a espaldas del arco con un inquebrantable espíritu y cada vez que tocó al pelota dejó la sensación de que algo podía ocurrir. Anotó el gol que abrió el partido, luego de pelear y ganar el balón, condujo con excelente movimiento la acción que terminó con el segundo y direccionó perfecto el tiro libre que consumó la remontada. Antes había ensayado dos balones quietos más, uno no se metió de casualidad y el otro fue a posición del arquero. Lucas se lució en un partido pesado para él (Ex Unión) y en la ovación del Pueblo Quemero se llevó el merecido premio a la feliz combinación de talento y entusiasmo. Tiene todo para guardarnos en su bolsillo, ojalá siga así.

Diego Mendoza: Se ganó la titularidad en Avellaneda pero el contexto de partido no lo ayudó a mostrarse, Diego tuvo poco contacto con el balón aunque despertó aprobación del hincha con sus guapeadas en el mano a mano. Tuvo apenas una posibilidad ofensiva, el centro de Auzqui en el cual intentó dominar en lugar de rematar dentro del área. No gravitó demasiado en el equipo y terminó siendo reemplazado cuando tenía todavía cuerda para seguir, seguramente incidió en la decisión lo visiblemente caliente que estaba con el juez Herrera. 


Andrés Chávez: No mostró nada diferente a sus actuaciones anteriores, metió cuando tuvo que meter pero tardó realmente poco en mostrarse “incompleto” desde lo físico. Sí fue decisivo en el primer gol, recuperándose del mal shot para asistir con mucha lucidez a Gamba, no generó situaciones propias pero por presencia contribuyó a llevarse marcas. Fue le centrodelantero durante la remontada, veremos lo que ocurre de cara a Lanús.

Walter Pérez: Entró para moverse casi de diez, partió siempre en campo propio y volvió a oxigenar la línea media con su empuje físico. Walter fue importante para mantener a Huracán activo, formó parte de algunas maniobras ofensivas y terminó como lateral por la izquierda ya sin Álvarez en cancha. Con o sin Auzqui expulsado, es hora de buscarle lugar en el equipo titular.

Norberto Briasco: Buen ingreso de Norberto, que asistió a Roa en el gol del empate y aportó otras herramientas tácticas a la ofensiva. Queríamos verlo y Alfaro cumplió, además terminó pesando positivamente en el marcador. Aquí hay una opción más que valida, aguardando también por la recuperación de Garro.

 

Quemero de nacimiento, Socio A01775. Locutor Nacional, redactor y Vermoutheano. 10 años en Soy Quemero.

Más en Bajo la lupa