Connect with us

Torneo de Primera División 2016, 25ta fecha – Independiente 2 vs. Huracán 1 – El seguimiento de cada jugador del Globo.

Marcos Díaz: Respondió bien en los dos tiros al arco que tuvo Independiente antes del empate, penal en donde Marcos ni siquiera adivinó la punta. Tuvo una gran salida en el primer tiempo y quedó la sensación que falló en el segundo tanto del local, apresurando su salida cuando toda la defensa del Globo se encontraba dentro del área.
Nicolás Romat: Fue faro de referencia en mitad de cancha, todos los saques de arco fueron para él. En defensa no tuvo complicaciones durante la primera mitad, sí le faltó presencia en algunos mano a mano durante el segundo. En ofensiva alternó buenas y malas, en el contexto de un equipo que atacó poco.
Mario Risso: Buen partido del uruguayo, que ganó todo desde arriba. Por abajo logró algunas intervenciones importantes y solo falló en el mano a mano de Gilgiotti en el comienzo del partido. Tuvo criterio para despejar y cometió pocos errores, quedó en la foto del segundo gol por un flojo rechazo. Luego quedó desacomodado como toda la última línea.
Martín Nervo: Venía haciendo un partido correcto, con tintes de bueno, hasta la jugada del penal. Allí Nervo pudo evitar el impacto, pese a que no tiene la mano decididamente separada del cuerpo. Desde esa jugada perdió presencia y concentración, dejando el sabor que pudo hacer algo más para evitar el segundo gol del Rojo.
Lucas Villalba: Tuvo grandes complicaciones para marcar en el retroceso, un poco por falencias propias y otro tanto por no tener un volante que pueda ayudarlo a cortar los muchos avances que Independiente creó por su carril. En mediocampo y ofensiva Lucas volvió a mostrar buen criterio con la pelota, incluso estuvo muy cerca de convertir con un tiro libre bien tapado por el arquero rival.
Matías Fritzler: Gran partido del Polaco, enorme primer tiempo y buen complemento. Fue el espíritu combativo del equipo, tuvo cruces excelentes y participó del flujo de toque. Ayudó de forma directa a generar el gol, con un excelente cabezazo ofensivo que mereció inflar la red. Mantuvo un nivel regular durante los noventa minutos y volvió a jugar para demostrar ser la única pieza irremplazable de este equipo.
Lucio Compagnucci: Otro que hizo un buen partido, a la altura de Fritzler y por momentos mejor. Lucio mostró gran personalidad para moverse en el mediocampo, se desdobló para tener alguna oportunidad ofensiva y recuperó pelotas importantes en el área propia. Quizás le faltó ajustar la mira en algunos pases profundos, y también dejó la sensación de poder hacer algo más para evitar el cabezazo en el segundo gol del Rojo. Aun así hizo un buen juego, confirmando su indiscutido lugar en el once titular.
Mariano González: Bajó su nivel en relación a partidos anteriores, Mariano no logró marcar diferencias en mitad de cancha. Sorprendentemente jugó más por el centro que por la banda izquierda, quizás entendiendo que allí estaba el lugar donde el Globo podía sacar ventaja, o posiblemente viéndose en desventaja con los veloces  volantes del rival. Lo concreto es que González no pudo hacer su juego, más allá de alguna pincelada aislada.
Daniel Montenegro: Mal partido del Rolfi, lento y anunciado en cada participación. Errático, lanzando mal la gran mayoría de pelotas que le tocó disputar. Lejos del arco y del gol, equivocando caminos y errando oportunidades claras para avanzar. Tras ser la figura en el clásico Montenegro cayó a un nivel al que no nos tiene acostumbrados. Esta vez sí debió salir al minuto diez del complemento, o incluso antes.
Alejandro Romero Gamarra: Irregular partido del Kaku, pesando más en sus intervenciones negativas que en sus buenas acciones. Eso sí, participó en las dos jugadas más claras del equipo, lanzó el córner del primer gol y habilitó de forma espectacular a Pussetto en lo que debió ser el segundo. La gran falencia de Alejandro en este partido fue su compromiso con la marca, ítem no tan necesario para un jugador de su clase pero lamentablemente decisivo en nuestro fútbol. Dejó muy solo a Villalba por izquierda y se desentendió más de una vez en el retroceso.
Norberto Briasco: Navegó en soledad por todo el frente de ataque, llegó siempre a la disputa del balón pero rara vez ganó el esférico. Perdió mucho en el cuerpo a cuerpo y no encontró espacios para desnivelar con su velocidad. Hizo un gran desgaste físico, pero tuvo poco contacto peligroso con la pelota. Solo quedó de cara al gol en una oportunidad, se lo negó la gran intercepción de campaña.

Ignacio Pussetto: En dos o tres movimientos demostró ser el jugador más peligroso que tiene Huracán en su plantel, lamentablemente falló en la más clara que tuvo. Debió rematar a puerta mano a mano, pero negar su poderío ofensivo es ser un necio. No exprimió al máximo sus minutos, pero solo una lesión tremenda justifica que no sea titular.

Manuel Falón: Debut auspicioso para el juvenil, que enganchó entre dos rivales en la primera pelota que tocó. Ante Independiente en el Libertadores de América. Entró para tenerla pero el rumbo del partido lo hizo comprometerse con la marca. Lo resolvió con lo que tuvo a su alcance, demostró talento con la pelota pero lamentablemente debió cumplir una función que no le permitió mucho contacto.

Julio Ángulo: Un puñado de minutos en los cuales generó la situación más clara del Globo tras el empate, un desborde que debió ser sancionado con penal.

Quemero de nacimiento, Socio A01775. Locutor Nacional, redactor y Vermoutheano. 10 años en Soy Quemero.

Más en Bajo la lupa