Connect with us

Torneo de Primera División 2017, 21ra fecha – Estudiantes LP 1 vs. Huracán 1 – El seguimiento de cada jugador del Globo.

Marcos Díaz: Tuvo dos atajadas que valieron goles, una en cada tiempo, lo cual lo convierte en el valor más importante que tuvo el Globo en la tarde platense. Marcos fue dueño del área durante los noventa minutos y aunque cometió algunos errores salió airoso de ellos. Pudo hacer algo más para evitar el gol de Estudiantes, aunque el adelantado Desábato le ganó muy bien la posición. Sus aciertos fueron mucho más determinantes que los errores, e incidieron de forma determinante en el resultado. Necesitamos al mejor Marcos en esta seguidilla tremenda.
Carlos Araujo: Tuvo un partido de menor a mayor en su regreso a la titularidad, comenzó con muchas dudas ante la marca del potente Otero pero con el correr de los minutos fue sacando chapa hasta lograr controlar la mayoría de avances por su sector. No tuvo participación en ofensiva pero durante el complemento resultó clave en la última línea con un cruce salvador que evitó un mano a mano rival. Fue uno de los mejores en el equipo.
Mario Risso: Correcto partido del uruguayo, mejorando considerablemente su performance en relación al partido ante Rafaela. Risso mostró jerarquía defensiva y estuvo aceitado para los rechazos, más allá que en su mayoría terminaron sin dirección. Estuvo seguro en el juego aéreo y salvo una jugada en el complemento no perdió manos a manos. Como primer central suplente es importante que sume buenos minutos, aunque sea que cumpla con una actuación digna. Mucho influyó tener a Mancinelli cerca.
Federico Mancinelli: Fue la voz de mando del equipo, logró contener a los buenos atacantes rivales y sin grandes aciertos no pasó sobresaltos notorios. Sí, tanto a él como Risso, se les puede achacar las facilidades que tuvo Estudiantes para ganar en pelota parada, sin embargo esta es una cuenta pendiente colectiva del equipo. Mancinelli logró una actuación con solidez y sin sobresaltos, mejoró a Risso con su simple presencia y demostró ser el valor defensivo más importante que tiene este plantel.
Lucas Villalba: Durante el primer tiempo Lucas tuvo dificultades para la marca, fundamentalmente por las aptitudes de los volantes rivales. Villalba fue corrigiéndose sobre la marcha hasta mejorar considerablemente su actuación defensiva durante el complemento. Si bien fue salida no cruzó mucho mitad de cancha, en una actitud que tomó Huracán en su totalidad. No explotó sus buenas virtudes pero aun así completó una actuación correcta.
Matías Fritzler: Se recuperó rápido tras la floja actuación ante Arsenal construyendo una performance personal de buena a muy buena. El Polaco tuvo mucha contención acompañado de Compagnucci y eso le permitió tomar mejor a sus marcadores y poder moverse en su sector más reducido del mediocampo. No tuvo demasiado la pelota, es cierto, en el contexto de un Huracán que jugó principalmente a darle el balón al doble cinco rival. Será muy interesante ver a Matías junto a Compagnucci en condición de local, así Fritzler tendrá más lugar para mover el esférico sin descuidar por completo sus espaldas.
Lucio Compagnucci: Se presentó como una solución a las dificultades que venía teniendo el Globo para sostener su línea media. Lucio aportó aplomo y defensa, pero demostró tener herramientas para desdoblarse y acoplarse al plano ofensivo. No es ningún pavo con el balón en los pies y no le hizo honor a su mote de jugador rústico, más allá de ver la amarilla por una falta táctica cuando, por ejemplo, Lamolina no decidió amonestar en situaciones idénticas ni a Cascini ni a Dubarbier. Hay que darle otro partido, aprovechar sus virtudes y trabajar para mantener al mínimo sus defectos. Es un jugador para seguir de cerca, y no perder rápidamente.
Mariano González: Volvió a construir una actuación buena, con muchísimo despliegue físico y cierta irregularidad a la hora de resolver. Cuando juega simple Mariano marca diferencia ante cualquiera, si pudiera mostrar en cada participación la facilidad que tiene para limpiar rivales quizás estaría jugando en otra liga. Jugó como volante por izquierda y pisó el área en la situación más importante del Globo, arrancando y culminando de forma excelente la acción del empate. Se gana su lugar cada partido, con altibajos, pero cuesta creer que otro jugador pueda hacer lo mismo que hace Mariano en este nivel. Aún con errores, por supuesto.
Alejandro Romero Gamarra: Tuvo su oportunidad como titular y la aprovechó a medias. Es cierto que Kaku estuvo muy comprometido con la marca y el retroceso, llegando siempre a posición ofensiva partido desde el campo propio. Aun así fue clave en el resultado, habilitando con simpleza a Mariano González en el gol. Romero Gamarra se ganó la oportunidad de volver a ser titular en el Ducó y con el equipo en pose más ofensiva.
Julio Angulo: Se desenvolvió novedosamente como delantero, moviéndose durante muchos momentos en la misma línea que Briasco. Aun así Julio volvió a destacarse por su velocidad, en las oportunidades que pudo despegarse de los centrales Pinchas. Cerró el partido nuevamente como volante y en líneas generales no completó una gran actuación.
Norberto Briasco: Gran partido de Briasco, que se bancó muy bien la presión de comandar la ofensiva de Huracán para convertirse en el jugador más peligroso que tuvo el equipo en la tarde. Generó a fuerza de potencia dos situaciones muy claras en el primer tiempo, la primera se la sacaron de forma excelente y en la segunda apuró su definición. En el complemento volvió a hacerse espacios en un mano a mano que definió a medias y participó con un toque en la jugada del gol. El puesto es suyo y deberá confirmarlo partido tras partido, su principal mérito es hacernos olvidar que es un pibe con pocos cotejos en el lomo.
Mauro Bogado: Perdió su lugar en cancha e hizo muy poco para recuperarlo cuando le tocó ingresar. Es cierto que Mauro apenas acumuló quince minutos pero no logró destacarse ni mucho menos, entregó una pelota clarísima al rival en campo propio y dejo pasar la oportunidad de contraatacar en un pique donde se lo notó casi fusilado.
Lucas Cuevas: Debut absoluto para el juvenil, que se movió a lo largo de la banda izquierda. Durante sus minutos en cancha mostró personalidad para recuperar un balón en defensa pero le faltó pimienta, y potencia, para animarse a ser más vertical en ofensiva. Entró en el momento más caliente del partido.
Diego Mendoza: Jugó cinco minutos ante su ex club y no aprovechó la única que tuvo, defendiendo una pelota contra el banderín que pudo haber sido córner para Huracán. Hubiese estado bueno darle más minutos en este cotejo.

Quemero de nacimiento, Socio A01775. Locutor Nacional, redactor y Vermoutheano. 10 años en Soy Quemero.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Más en Bajo la lupa