Connect with us

Copa Sudamericana 2015, Semifinal (Ida) – River 0 vs. Huracán 1 – El seguimiento de cada jugador en el encuentro ante River ¿La figura? Federico Mancinelli ¿El más flojo? vacante.

Marcos Díaz: Cuarto partido seguido sin recibir goles en esta edición de Copa Sudamericana. Marcos no tuvo grandes complicaciones, pese a que respondió bien en las pocas intervenciones de riesgo en las que participó. Como perla negra volver a mencionar sus fallas para salir con la pelota en los pies, muchos despejes que terminaron con la posesión rival. Aspecto a corregir desde lo individual, pero también desde lo colectivo.

José San Román: Partido con altibajos, pero redondeando un rendimiento positivo en líneas generales. Le costó en los primeros minutos, hasta terminar haciendo pie de buena forma. En ofensiva destacó por el último ataque Quemero, dejando de cara al gol a Wanchope.

Martín Nervo: Gran partido del capitán, inmaculado en el fondo y con una personalidad avasalladora para imponerse en la línea defensiva. Marcó a delanteros de cuidado y pasó muy pocos sobresaltos. Tomó la lanza en la previa al gol de Huracán, recuperando la pelota y mandándose al ataque con excelente tino.

Federico Mancinelli: Gran partido del Pelado, figura de Huracán sin discusiones. No es que River haya sido un tornado en ofensiva, sin embargo cada vez que Mancinelli tuvo que participar lo hizo tomando la decisión correcta. Muchos cruces y despejes de zurda (El Pelado es diestro, por si alguno lo olvidó) y un excelso cierre ante Mercado que pudo bien valer un gol. Gran match, a seguir así.

Luciano Balbi: Tuvo buenas participaciones, ganando en varios centros pese a su altura e intentando ser prolijo con la marca. Por momentos se complicó, pero como al igual que sus compañeros de zona ninguno de sus pequeños desfasajes fueron perjudiciales para Huracán. Completó un cuarteto defensivo que tuvo una gran noche.

Mauro Bogado: Donde está la pelota, está Bogado. Ni por cerca jugó uno de sus mejores partidos con nuestra camiseta, sin embargo su capacidad individual lo convirtió en pieza clave del medio. Corrió a más no poder, relevó a todos y volvió a fundirse de gran forma con Vismara. De discreta participación con la pelota en los pies, Mauro suplió todo con una actitud feroz.

Federico Vismara: Se desenvolvió inmerso en su falsa pasividad, en momentos desesperante pero prácticamente siempre con un desenlace feliz. La Bruja hizo un partido inteligente, en gran ritmo y con un muy buen segundo tiempo. Creció conforme al partido y terminó destacándose, siendo uno de los valores más importantes del equipo a fuerza de constancia en el plano defensivo.

Daniel Montenegro: Formó parte de la jugada del gol, indicándole el camino de ataque a Cristian Espinoza. El Rolfi jugó un tiempo y minutos, en los cuales aportó respiro con la pelota y algunos clásicos toques de distinción. Disminuido en el plano físico, el Rolfi destacó por su laburo cerebral, aún más notorio cuando dejó el terreno de juego. Montenegro ya no es un pibe, pero tiene la capacidad y el talento para mover hilos. A aprovecharlo.

Patricio Toranzo: Buen partido del Pato, a pura concentración. Cometió pocos errores en la distribución de la pelota y realizó, sobre todo en le primer tiempo, un admirable laburo de presión y presencia en el campo rival. En ataque abrió caminos pero no tuvo incidencia en el arco de Barovero, destacó por darle aire al mediocampo y fabricar salidas limpias. Este es el Toranzo que necesitamos, importante aún sin rematar una sola vez a puerta.

Cristian Espinoza: Que momento para convertir, Joya… Cristian vio luz en los caminos propuestos por Rolfi y volvió sobre su marcha para pelearle la posición a Casco y terminar generando el rebote que terminó en su gol, a puro optimismo. Espinoza hizo, como es habitual, un admirable desgaste físico que se notó tanto en ofensiva como también en el plano defensivo. Estuvo cerca de las acciones y fue actor principal del partido, generando peligro y quedando más de una vez en posición de gol. Nunca deja de buscar, y cada tanto tiene premio. Y que premio pibe, desde este espacio rebalsamos de felicidad.

Ramón Ábila: Un partido bárbaro de Ramón, encendido para pelear todas y ganar muchas. Jugó uno de sus mejores partidos de los últimos tiempos, aunque le falló donde nunca falla. Erró un gol tremendo en el inicio del partido, situación que es difícil de perdonarle a un pedazo de goleador como él. Fue fantástica la forma en la cual decidió definir en la última bola Quemera, pero el cruel travesaño le negó el ingreso al Edén. Cuando por ahí no destaca en el juego, compensa con goles. Esta vez fue la inversa. Si combina las dos, será difícil pararlo para cualquiera.

Guillermo Sotelo: Domínguez lo sacó del freezer, y Guillermo respondió. Tardó un poco en hacer pie, estuvo visiblemente nervioso en los primeros minutos desde su ingreso. Terminó acomodándose para meterse en el gran nivel colectivo del equipo. Buena vuelta, en una zona del terreno donde Huracán casi que no tiene variantes.

Nicolás Bruna: Otro que volvió a tener minutos, y que tardó poco en meterse en sintonía con sus compañeros. Aportó frescura y marca en el mediocampo.

Iván Moreno y Fabianesi: Pocos minutos en cancha para el Torero, moneda corriente en la era Domínguez.

Quemero de nacimiento, Socio A01775. Locutor Nacional, redactor y Vermoutheano. 10 años en Soy Quemero.

Más en Bajo la lupa

Sitio protegido por Google reCAPTCHA. Ver políticas de privacidad y términos de servicio.

Soporte Web Efemosse