Connect with us

El seguimiento de cada jugador en el encuentro ante San Lorenzo ¿La figura? Mauro Bogado ¿El más flojo? …

Marcos Díaz: Mantuvo su arco en cero, lo cual no es poco. Marcos volvió a dudar en algunos pasajes del partido, sin embargo y en líneas generales sus salidas terminaron siendo positivas. Se le escapó la bola en un momento crítico, por suerte no aprovechada por el rival. A recuperar la confianza que lo transformó en referente.

José San Román: Buen partido de San Román, decididamente afianzando en el lateral derecho. Aportó fluidez en la banda, pequeños momentos de lucidez en ofensiva (Excelente centro a Montenegro en el ST) y un buen laburo defensivo. Suma puntos en un puesto que en los últimos años de venía improvisando, es un jugador para sostener en el tiempo.

Martín Nervo: Trabajó mucho y bien para mantener al mínimo la participación de los complicados delanteros rivales. Firme en el juego aéreo, Nervo está ganando precisión con la pelota al pie, incluso animándose a cruzar el medio en varias oportunidades. Como ya hemos dicho aquí, la aparición de Mancinelli lo reconvirtió de forma favorable para el equipo.

Federico Mancinelli: Manci tuvo una actuación positiva, cerca de los rivales y siempre a tiempo para participar de las jugadas defensivas. No hizo notar las complicaciones de perfil e incluso le dio una interesante mano a Arano cruzándose al lateral. Capitán sin cinta y voz de mando del fondo, Mancinelli sigue en buen rendimiento pese a  la larga inactividad que purgó.

Carlos Arano: Su inclusión generó polémica en la previa, sin embargo y con el resultado puesto hablaremos de una correcta actuación por parte de Chiche. Con complicaciones, claro, las mismas que podían preverse. Perdió siempre en velocidad, ganó bastante cuando defendió de frente y mano a mano. Con el balón en los pies fue salida desde el fondo, pero no tomó buenas decisiones en ofensiva. No jugó para ganarse el puesto, sí para intentar comenzar a limpiar los pésimos partidos que le costaron la titularidad.

Cristian Espinoza: Hizo un gran primer tiempo, y se apagó por completo en el segundo. Arrancó lucido y vertical, atacando el espacio con éxito y volviendo loco con su velocidad a la defensa rival. Buscó el arco en dos oportunidades y asistió a Ábila en la jugada que terminó con la bola estrellando en el travesaño. Durante el complemento Cristian hizo todo lento, perdió contacto con la pelota y se terminó perdiendo la marea del partido. Repudio por completo el intento nómade de sacarlo del partido en la previa, situación que tiene que darle a Cristian confianza y seguridad sobre su importancia. Quienes terminaron nerviosos fueron ellos, lo demostraron con las tremendas infracciones que cometieron.

Federico Vismara: Gran partido de La Bruja, empeñado en cerrarnos la boca a sus desertores. Y con qué alegría lo escribo, ya que Vismara fue muy importante para que Huracán pueda imponerse en el mediocampo. Ganó precisión con la pelota y, tras un primer tiempo irregular en la materia, logró mantener al mínimo el margen de error durante el complemento. Cuando el Globo consiguió la ventaja Federico se transformó en el líder futbolístico, eligiendo los caminos de ataque y siempre bien parado para defender la pelota. A seguir en este nivel.

Mauro Bogado: Partidazo de Bogado. Sombra de cada volante rival, motor y corazón de un equipo aguerrido pero prolijo. Bogado le hizo honor al moderno término del “volante mixto”, ocupó diferentes posiciones a lo largo de los noventa minutos y siempre lo hizo con criterio y seguridad. Trabajó duro para no hacer notar sus limitaciones con el perfil cambiado, siempre se tomó un  segundo para buscar la mejor opción. Estuvo al borde de coronar con un precioso tiro libre, pero el palo le negó el golazo. Mauro Bogado está cumpliendo las expectativas, adaptándose a lo que el equipo necesita y dejando la piel en cada bola. Un refuerzo, y otro jugador para mantener. El valor más alto del clásico.

Patricio Toranzo: Que gol hiciste Pato… Tanto le criticamos sus errores al ejecutar pelotas paradas, que Toranzo se despachó con un tiro libre de espectáculo. Definió el clásico con su pegada, un bombazo lleno de veneno y precisión que se filtró entre Torrico y el palo. En el juego Patricio alternó buenas y malas, para destacar sus aceitados servicios a Espinoza y una comprometida función de doble cinco. Lo prefiero distribuyendo cerca de Vismara, pero se lo necesita fino para no perder pelotas que puedan comprometer al fondo.  Esta vez sus errores quedaron opacados por un gran acierto, aquel que desató el delirio del Pueblo Quemero. Fue determinante, lo que tanto le pedimos.

Daniel Montenegro: Intenso partido de Montenegro, nuevamente jugando en ritmo alto y muy comprometido con el equipo. Se movió del centro a la derecha, siempre tocó seguro y fue rápido tanto para controlar como para resolver. Desbordó por la bandas y aunque le faltó mayor presencia dentro del área tuvo un buen cabezazo para convertir en el complemento. El Rolfi está rejuvenecido, tanto en su fútbol como en su físico. En esa seguidilla de clásicos apareció ese jugador que muchos esperábamos al confirmarse su regreso, tardó en llegar pero pareciera tener bastante hilo en su carretel. Se fue muy aplaudido, se lo nota laburando para recuperar el afecto de todo el público.

Ramón Ábila: El pulgar para abajo es por su lesión, todos esperamos que sea leve y Wanchope pueda estar nuevamente al 100%. Durante los minutos que estuvo en cancha se mostró movedizo, buscando el choque y veloz para resolver. Dejó su sello en el clásico con una espectacular tijera, que no fue gol de milagro. Lo que muchos no podemos hacer en un colchón, Ábila lo hace entre dos centrales en pleno clásico. Lo necesitamos, ojalá vuelva pronto.

Iván Borghello: Entró para reemplazar a Ábila y no desentonó, lo cual ya es un logro para este Borghello. Ingresó enchufado, metido en el partido y participativo a la hora de intentar ganar los balones de arriba. Peleó mucho y bien con los centrales, pese a que no tuvo situaciones de gol ni logró una presencia positiva en el área.  No está a la altura de reemplazar a Ábila, pero esta vez quedó muy claro que lo intentó. Y por sus últimas actuaciones estamos obligados a valorarlo.

David Distéfano: Ingresó en superioridad numérica para rearmar el mediocampo. Distéfano cumplió con la función sin sobresaltos, incluso tuvo el gol en un remate limpio de volea, que se terminó elevando por encima del travesaño.

Iván Moreno y Fabianesi: Minutos en cancha para el Torero, que tuvo dos situaciones muy buenas para aumentar ventaja, pero que definió con poca potencia a manos de Torrico. Otro que entró enchufado.

Quemero de nacimiento, Socio A01775. Locutor Nacional, redactor y Vermoutheano. 10 años en Soy Quemero.

Más en Bajo la lupa