por  Batti 12/04/17

"Jamás traicioné a Huracán"

A corazón abierto. Así fue la charla con Rolfi Montenegro en SoyQuemero Radio. El presente del equipo, sus comienzos en el club, su vuelta, la salida de Espinoza, su futuro después de Junio, una charla imperdible y llena de anécdotas con Sixto Peralta, mensaje especial de Miguel Brindisi, su opinión sobre Carlos Babington, sus tatuajes del Globo, todo lo que pasó y sintió en aquella final ante Independiente y, por supuesto, lo que siente al ver que hinchas de Huracán no lo entienden y hasta lo tildan de traidor. En definitiva, Rolfi habló de absolutamente todo.

A continuación, tan solo un breve resumen de una parte de lo que Montenegro contó acerca de su relación con la gente, y la final con Independiente en La Plata.

"Sé lo que hice por este club, y sé lo que quiero a este club y con eso me voy a ir a la tumba. Después, lo que puedan decir de uno extrafutbolístico, son cuestiones personales, y que cada uno tendrá sus motivos y yo tengo el mío. El que me conoce y está día a día sabe cómo pienso y la clase de persona que soy, y lo que hago cuando tengo que decidir las cosas. Nunca voy a hacer algo que le cause dolor a alguien o que esté mal. Siempre trato de pensarlo bien y de tomar la decisión que tengo que tomar". 

"Cuando vine en el 2002 y tuve la posibilidad de volver, lo hice, y nadie dijo nada. Para mi, lo más importante es que estoy tranquilo con todo lo que hice en mi carrera, sé lo que hago y no tengo nada que reprocharme en ese sentido". 

"¿Cómo no me va a doler? Si en su momento no podía ni ir a la cancha a ver a Huracán con mis hijos, como lo hice toda la vida. Estando en Independiente, o en River siempre iba a la cancha. Eso es lo que más me dolía. Vos me decís que la gente está dolida por ese partido, pero yo estaba dolido desde seis meses antes, con el partido que se jugó en el Ducó que me putearon todos".

"Tengo dos tatuajes de Huracán. Un globo y la palabra Huracán en árabe junto a la fecha en que fuimos campeones de la Supercopa Argentina". 

"En el 2014 ningún dirigente se acercó para que yo regresara, ya lo aclaré y del otro lado también lo hicieron, los dirigentes lo han aclarado".

"Cuando me entregaron la plaqueta por mis 20 años en Primera me sorprendí porque no sabía de la sorpresa ¿Si noté a la gente fría conmigo? La siento medio rara en ese sentido, como que todavía nos falta ese empujoncito pero tendrán sus razones, yo ya expliqué lo mío y no puedo repetir cada nota lo mismo. Trato de demostrar dentro de la cancha, es la única manera que tengo".

"En la final con Independiente festejé porque pasé un año y medio sin poder salir de mi casa, y lo que menos esperaba era poder terminar jugando una final contra Huracán. Tuve muchas presiones, yo era el responsable de todo en ese momento, y asumí esa responsabilidad. El festejo no fue hacia la gente de Huracán, jamás lo haría porque me ha tocado hacerle un gol en el Ducó y no gritarlo. Hasta hubo partidos contra Huracán en los que me dijeron “no atacaste más”. Entiendo que la gente esté dolida por cómo se dio esa final, porque el festejo pudo dar a entender muchas cosas pero nunca lo hice contra la gente de Huracán, sino que fue algo interno. El día que me tocó errar el penal que me atajó Marcos Diaz, no pude salir del vestuario, porque la gente de Independiente enfocaba como que yo había errado el penal apropósito. Ahora lo puedo decir. Hasta me decían que yo no quería hacerle goles a Huracán, y que tenía un pacto con la gente de Huracán para no hacerle goles. Viví muchas cosas que la gente no sabe. Ese festejo fue por todo lo que yo tenía guardado internamente, no era faltarle el respeto a la gente porque nunca lo hice ni lo voy a hacer. Pasó por un tema interno y por todo lo que viví ese año y medio".

"¿Traidor por qué? Nunca le hice mal a nadie ni le falté el respeto a nadie. Traidor es una palabra complicada y hay que saber qué significa. Jamás traicioné a Huracán en ningún sentido. Nunca le robé plata, cuento lo que pasó internamente. En cancha de Huracán cuando jugué con Independiente me puteaban todos, me la banqué y me dolió muchísimo. La pasé muy mal, si hasta mis compañeros me decían “¿qué les hiciste para que te traten así?”.

"Nunca le hubiese dicho que no a Huracán, solo que en su momento no se acercaron. Me llamó Estudiantes y no se pudo dar, y el segundo equipo interesado fue Independiente. La decisión que tomé en ese momento fue la que tenía en la mesa. No soy un traidor ni un vende humo". 

"Desde los 9 años que estoy en Huracán, y tengo 38 y sigo. He vivido muchísimas cosas, es gran parte de mi vida. Recuerdo todo lo que ha pasado, lo que he disfrutado y lo que sigo disfrutando. Espero poder seguir disfrutando, estando yo o no, porque afuera lo voy a seguir acompañando hasta que me muera. Agradecido a Huracán de por vida, y pese a esa ruptura en su momento, saben lo que yo quiero al club".


+ ESCUCHÁ EL PROGRAMA COMPLETO 

Comentarios