por  Nicolas Ziccardi 16/04/17

Bajo la lupa vs Arsenal

Torneo de Primera División 2017, 20ma fecha – Huracán 1 vs. Arsenal 2 – El seguimiento de cada jugador del Globo.

Marcos Díaz: A pesar de la excelente ejecución de Brunetta, quedó la sensación que pudo hacer algo más para evitar el primer gol de Arsenal. Principalmente por haber tenido los reflejos necesarios para llegar a tocar la pelota. Marcos tuvo dos intervenciones claves para evitar una nueva caída de su arco y nada de responsabilidad en el gol de la derrota. 


Nicolás Romat
: Fue creciendo con el correr de los minutos para convertirse en uno de los valores más importantes que tuvo el Globo en la noche, fundamentalmente por buscar siempre el arco rival con sus ya célebres proyecciones. Cuando lo bloquearon le quitaron sorpresa y perdió bastante en el mano a mano. Terminó expulsado por un referí que no le perdonó nada, vio dos amarillas por un par de faltas en el marco de un juego poco brusco por su parte.


Martín Nervo
: Mal partido del capitán, fundamentalmente por mostrar imprecisión y dudas en prácticamente todas sus intervenciones. No hay demasiado para reclamarle en la jugada que termina con el tiro libre de Arsenal, hizo lo que había que hacer. En el segundo gol corre de atrás a quien convierte pero en el marco de un error muy marcado por parte de su compañero. Tuvo una excelente oportunidad para abrir el marcador de cabeza, pero definió realmente mal.


Federico Mancinelli:
No logró completar una buena actuación en su regreso al primer equipo, Mancinelli estuvo inseguro para la marca y sin sus habituales facilidades para jugar la pelota desde atrás. Caminó por la borda en el cierre de la primera mitad tras discutir con Rapallini y más allá de su empuje inmodificable no logró poner sus virtudes al servicio del equipo. 


Lucas Villalba:
Lo más destacado de su participación pasó por la faceta ofensiva, donde alternó buenas y malas a lo largo de los noventa minutos. En lo estrictamente defensivo volvió a mostrar algunas fisuras que aunque no fueron decisivas sí contribuyeron a la desorganización del fondo. Lo mejor de su juego es siempre buscar participar, con muchas herramientas para trasladar la pelota. Estuvo cerca de abrir el marcador con un tiro libre que Santillo lanzó al córner.


Matías Fritzler:
Cuesta realmente mucho recordar una actuación más floja de Fritzler desde que llegó a Huracán. A partir del minuto cero se lo vio con una inseguridad que jamás había expuesto, traducida en imprecisiones con la pelota y dificultades  en el hombre a hombre. Nunca puso en jaque su actitud y siempre estuvo cerca de las jugadas, incluso cortó varios avances del rival con cruces certeros. Su actuación quedó marcada por perder la posesión en la jugada que finalizó con el triunfo rival, en una maniobra que podía esperarse de cualquiera menos de él. Tiene el talento y personalidad para reponerse pronto, esperamos su mejor versión ante Estudiantes. 


Mauro Bogado
: Volvió el peor Bogado, ese que no ataca ni defiende, el que equivoca todos los caminos y facilita contragolpes rivales con malas ejecuciones de pelota parada o con pases directos a jugadores contrarios. No merecen conjeturas ni especulaciones, simplemente la actuación de Mauro lo llevó a ser reemplazado en el entretiempo y debería de poner fuertes interrogantes en relación a su futuro inmediato como titular. Tuvo el peor rendimiento en el momento más importante, y de eso se debería volver con un laburo muy serio. La crítica fuerte se funda en conocer que Bogado es un jugador con muchas herramientas para ser positivamente clave en el primer equipo, esté lejísimos de eso.


Mariano González
: Hizo un mal primer tiempo en donde llamativamente tuvo poca participación en los diversos ataques de Huracán, más allá de algunas pocas apariciones desde la izquierda hasta el centro. En el complemento buscó del centro a la derecha y mejoró en la cesión, siempre lejos de sus mejores performances. Salvó su actuación con una excelente jugada en la previa al gol de Huracán, un toque de distinción para abrirse lugar al desborde que finalizó en un centro justo. Mariano no logra regularidad, pero cuando encuentra su juego hace diferencias muy claras con el resto.


Julio Angulo
: Julio volvió a luchar contra una numerosa marca que incluyó tres rivales en algunos avances, logró desatarse por momentos de los nudos defensivos pero en líneas generales no pudo encontrar su mejor versión. Siempre se presentó con la principal arma de ataque, pero a medida que los rivales ubican las formas de bloquearlo se pierde en la urgencia de tener que resolver él solo cada ataque. Sobre el cierre fue incisivo, con algunos buenos centros que no encontraron destino. 


Norberto Briasco
: Convirtió el gol que encendió la ilusión durante un fragmento del partido mediante un excelente cabezazo. Norberto hizo un primer tiempo correcto, con buenas intervenciones en ofensiva y muchos retrocesos valiosos que contribuyeron con la defensa del equipo. En el complemento alternó buenas y malas, trasladó algunos avances como única referencia de ataque y se adaptó como pudo a los cambios de posición. ¿Cuánto más se le puede exigir a un jugador que debería seguir completando un proceso de adaptación? Todo lo que haga bien será un premio, sus errores deberán ser medidos tras reflexionar lo que nos lleva a tener dos pibes jugando de delanteros.


Tomás Molina: Tuvo empuje y ganas, pero poco peso ofensivo. Molina intentó demostrar sus cualidades, pero le faltó presencia en el área rival. No logró remates limpios al arco más allá de un cabezazo desviado y alternó buenas y malas jugando de espaldas al arco. Un caso idéntico al de Briasco, podemos hacerle todos los reclamos que creamos justos por sus actuaciones y exigirle un rendimiento totalmente distinto. Nunca debemos olvidar las circunstancias que nos llevaron a pelear un descenso con este pibe del club como único centrodelantero entre los concentrados.

 

Alejandro Romero Gamarra: Su ingreso le cambió la cara a Huracán, al menos desde lo actitudinal. Kaku pidió todas las pelotas, se mostró participativo en cada sector de la cancha y tuvo notables facilidades para imponerse en el mano a mano. Contribuyó también en el plano defensivo, como cuando recuperó la pelota que finalizó en el gol de Briasco. Creer que Alejandro tiene todas las respuestas para solucionar las dificultades del equipo sería un error grande, casi tanto como seguir negándole una oportunidad para ser titular.


Patricio Toranzo: El mejor momento del Globo coincidió con los minutos que tuvo el Pato en cancha. Arrancó muy enchufado y con buenas participaciones, luego fue perdiendo dinámica en sus acciones y se tomó más de un tiempo para elegir los caminos. Quedó claro que para que intentar lograr ser importante necesita más que cinco o diez minutos.


Daniel Montenegro: Entró en el fulgor de la remontada y buscó mucho dentro del área, pero no logró conectar la única que tuvo con un balón que se le filtró entre las piernas. En sus pocos minutos encontró algunos buenos pases y aportó enfoque ofensivo. 

 

Comentarios