por  Nicolas Ziccardi 19/03/17

Bajo la lupa vs Defensa y Justicia

Torneo de Primera División 2016, 16ta fecha – Huracán 2 vs. Defensa y Justicia 0 - El seguimiento de cada jugador del Globo.

Marcos Díaz: Una gran noche de Marcos, quien entre grandes atajadas y una necesaria dosis de fortuna logró mantener el arco en cero para recuperar confianza. Cometió algunos errores  que se encargó de enmendar con participaciones decisivas, se ganó el cariño de todos los presentes rememorando partidos que quedaron bastante atrás en el calendario. Recuperar su mejor versión es para Huracán una auténtica renovación, mientras tanto clausuró su arco por segundo partido consecutivo. 


Nicolás Romat
: Abrió el marcador con una penetración ofensiva muy buena, poco importante si quiso o no patear, el verdadero mérito es tomar la lanza y acoplarse con el ataque. En defensa alternó buenas y malas, pero claramente su primer gol con nuestra camiseta le otorgó una confianza que pesó positivamente en su fútbol. Ganó crédito cuando solo recolectaba murmullos, ojalá sea la puerta para que alcance su mejor nivel. 


Martín Nervo
: Cortó muchos balones dentro del área e hizo un buen trabajo con el juego aéreo. Tuvo buenas salidas desde el fondo y no dudó cada vez que tuvo que reventarla. Es cierto que a Huracán le llegaron mucho, pero repasando las acciones de peligro el trabajo de Nervo fue bueno en líneas generales, participando de forma positiva en aquellas acciones que lo tuvieron como protagonista directo.


Federico Mancinelli:
Volvió a ser la bandera del fondo, con cruces excelentes y un aceitado juego para volquear lejos del área. Al igual que Nervo su laburo fue bueno más allá de la cantidad de ataques que logró el rival, en su mayoría producto por virtudes propias y no falencias de la última línea. El Pelado fue importante para ayudar a mantener el arco en cero y también criterioso para determinar qué camino tomar cuando tuvo la pelota en los pies.


Lucas Villalba
: Regaló algunas pinceladas de talento y demostró tener buena pegada para la pelota parada, lanzando envíos interesantes. En defensa no tuvo un actuación redonda, el rival lastimó mucho por su sector y no siempre respondió de la mejor forma, a tal punto que terminó ingresando Araujo para respaldarlo. Villalba tiene muchas condiciones y de seguir ajustándolas tardará poco en consolidarse como un jugador clave.


Matías Fritzler:
Hubo un gran partido del Polaco en cuanto a la marca, pero esta vez no tanto en la cesión de la pelota. Es cierto que ya no es responsable de iniciar cada ataque del Globo, pero careció de su habitual precisión en los avances que le tocó gestar. Eso sí, su solidez no se modificó ni siquiera durante un minuto, trabó con vehemencia cada balón que disputó y cubrió espacios con su buen criterio. 


Mauro Bogado:
Volvió a ser un jugador en defensa y otro en ataque. Del medio hacia atrás estuvo siempre cerca de la pelota y los rivales, marcando con firmeza y haciendo un gran despliegue desde el centro hacia la banda izquierda. En ataque volvió a tener muchas imprecisiones para ceder la pelota y no siempre tomó las mejores decisiones, lanzando varios balones lejos de sus compañeros. Se fue reemplazado entre aplausos, un reconocimiento que debe capitalizar positivamente para seguir recuperando la mejor versión. 


Mariano González
: Volvió a demostrar por qué se lo sigue eligiendo como titular, fue importante en la presión alta y comprometido con la marca. En lo meramente ofensivo regaló una diana excelente, limpiando a tres rivales y convirtiendo un gol que ayudó a construir el triunfo. Quizás le faltó regularidad arriba, más allá de algunos buenos pases que no terminaron en mayor peligro. El físico le pasa factura al poco tiempo de iniciar el segundo tiempo, y ahí es donde habrá que seguir probando variantes. Mientras tanto Mariano volvió a demostrar su categoría y regresó al gol.


Julio Angulo
: Nuevamente fue el arma más importante que tuvo Huracán en ofensiva, con un cambio de ritmo que vuelve loco a cualquier rival. Julio lastimó con sus diagonales, remató al arco y también buscó centros. Con la rápida ventaja consumada su rol pasó a ser defensivo, apoyó la última línea y quedó con menos resto para buscar contragolpes en velocidad. Pese a que logró algunos, su valor ofensivo disminuyó. 


Norberto Briasco
: Un caso similar al de Angulo, pero con menos presencia en ofensiva. Norberto tuvo grandes arranques de la derecha al centro, pero le faltó precisión para darles un cierre. No generó jugadas propias de gol y una vez logrado el dos a cero su compromiso pasó por aportar en defensa. Cuando quedó como único nueve bajó tres de los cuatro pelotazos que le tiraron, dato no menor. Si pretendemos que haga un gol cada partido estamos fritos, Briasco no tuvo una gran actuación en la zona caliente pero si fue importante en el funcionamiento colectivo.

Diego Mendoza: Un calco del partido anterior, Diego tiene un empuje valorable que lo hace chocar contra todo y todos, desplegando su físico por todo el frente de ataque y desgastándose en cada acción. No logra pesar dentro del área, ni tampoco participar de forma activa en las jugadas peligrosas que crea el equipo. Podemos destacarle que aguantó bien algunas pelotas, valorable sin duda, pero insuficiente. Necesitamos más del delantero. 


Carlos Araujo: Entró para desenvolverse como marcador por izquierda y ayudó a reducir los ataques rivales por dicho sector. Jugó quince minutos y sacó una pelota de la línea.

Daniel Montenegro: Pocos minutos en cancha, nuevamente, para el Rolfi. Entró con el partido dispuesto en el terreno de Huracán y regaló algunos toques de distinción. Poco más.

Lucio Compagnucci: Reemplazó a Bogado para refrescar la línea media en los pocos minutos de acción que tuvo. Abal lo amonestó en la última jugada por una infracción a 70 metros de Marcos Díaz. Está lamentablemente marcado por los árbitros. 
 

Comentarios