por  Vanesa Fleitas 01/12/15

Bienvenidos a la final

Parece increíble que un año después, vuelva a escribirte el mismo título. Y que cada vez sea más importante.

¿Te acordás cuando en Noviembre de 2014 no podías creer la realidad que vivíamos? ¿Como un unos meses pasamos de sufrir tanto a gritar campeones después de 41 años? ¿A festejar dos veces en pocos días en la Sede todos juntos que eramos campeones y de PRIMERA? ¿Te acordás cuando después de ese “Bienvenidos a la final” te abrazaste con tus seres queridos después de escuchar “ATAJA MARCOS DÍAZ, HURACÁN CAMPEÓN DE LA COPA ARGENTINA”?

Yo rememoro todos los días lo mismo, y a partir de ahí, todo lo demás fue sumamente increíble. Desde ahí, lágrimas de felicidad y no más de tristeza. Desde ahí, vivir partidos de Copa Libertadores, desde ahí una final con River y Huracán Súper Campeón, desde ahí, la clasificación a la Copa Sudamericana.

Desde ahí, que no caigo en que estoy viviendo el sueño de toda mi vida de hincha de Huracán. En cada cumpleaños, siempre uno de mis deseos era destinado a vos Globito, a salvarte de las penurias y pedir por lo que más quería, que algún día me llenes de alegría de verdad. No de esa que era “alivio” al salvarse de los malos momentos. Si no de esa que nos encontrara festejando a lo grande, poniendo a Huracán en el lugar que se merece, nacional e internacionalmente. Y así lo veía, como un sueño, como un deseo antes de soplar las velitas. El año pasado me encontré festejando mi cumpleaños con un título y pidiendo por el último partido en la B nacional, que inmediatamente después de ese momento se jugaba. El deseo se me cumplió. Pero esta vez, esta vez no pedí sólo uno por vos, esta vez, con ambición, pedí un poco más. Esta vez te imaginé volando en lo más alto, Globo. Y pedí por vos, por una final, que increíblemente me diste. Ahora, estoy a un día de comenzar ese camino y no puedo creerlo. Quisiera que estas semanas duren para siempre, que este orgullo que me ensancha el corazón nunca, nunca se termine. Haber vivido verte jugar en Copas, adentro y afuera del país, es una alegría inexplicable, poder acompañarte en este momento, va a ser el recuerdo más lindo para poder contarle a mis hijos.

Y sé que me estás dando una chance más, porque la final se juega el mismo día de mi cumpleaños, y como siempre, mis deseos van hacia vos. No me falles, Globo. Es un paso más, un esfuerzo más para quedar en la historia. Para vivir el mejor momento de todos los tiempos del club, para pasar a escribir una página nueva, la de “copas internacionales”.

Pese a toda la ilusión, no me queda más que agradecerte por haberme hecho vivir esta felicidad inmensa que no tiene explicación. Porque excede todo lo que pude haber imaginado. Porque realmente “las cosas que hice por vos, no las hice por nadie” y pase lo que pase, me fuiste cumpliendo los deseos. Me queda uno, en el día clave. Me queda el más importante de mi vida. El regalo más lindo.

No me queda más por darte, Globo. En las malas no te fallé jamás, en las buenas me estás devolviendo más de lo que esperaba. Gracias, gracias eternamente por todo este tiempo de pasión.

Hola, campeón de Copa Argentina. Hola, Supercampeón. Hola querido Globo que vuela en cielos internacionales. Hola, alegría inmensa.

HOLA, FINALISTA DE COPA SUDAMERICANA.

Bienvenido a la euforia más grande de toda tu vida. Bienvenido a esta locura de ser HINCHA DE HURACÁN.

Mas en esta categoria: « Palabras

Comentarios